A Esteban Beltrán lo conocí cuando trabajé en la administración de Leonel Cota

Olvidaron que no son nada

Olvidaron que no mandan

A Esteban Beltrán lo conocí cuando trabajé en la administración de Leonel Cota. Fue su secretario particular y yo Director del Patronato del Estudiante. Muy luego tuvimos dificultades ya que no fungía como secretario sino como jefe. Me recriminaba porque no atendía las solicitudes de becas del gobernador. En las giras le recordaban que había prometido becas y me llegaba “la orden” de atención ciudadana o de Esteban. El jefe del departamento tenía la indicación de que los que llegaran a solicitar una, observara su vestimenta (tenis costosos, ropa, joyas, carros de reciente modelo) y le antepusiera al nombre una pequeña cruz. Al adjudicarlas, a los señalados no le otorgábamos. Las becas eran para los pobres. Las solicitudes del gobernador eran por compromisos políticos, de familias acomodadas. Obviamente atendíamos un diez por ciento más o menos. Las solicitudes se fueron amontonando. La infraestructura de la casa del estudiante de México presentaba muchas deficiencias y acudí para levantar un informe, apoyado por un experto: techos agrietados, cisterna que colaba el agua de las lluvias, etc. Entregué al gobernado el informe y el presupuesto de tres millones de pesos. A los días Esteban “me ordenó” (por teléfono) que destinara la utilidad del sorteo para los arreglos de la casa del estudiante. Obviamente me negué y me contestó: “Sí, ya entiendo, solamente hay recursos para los proyectos que manejas y no para los requerimientos del gobernador. Agriamente colgó el teléfono.

Y viene a cuento porque leí que recientemente renunció al PT –firulilla del PRD- Rosa Delia Cota, “dirigente” del amarillo declaró: “es que le llegaron al precio, pero Esteban no representa nada para las izquierdas ya que nunca trabajó y no tiene quien lo respalde, lo compraron en el PAN. Es la estrategia que seguirá el gobierno para quitarnos compañeros porque tiene mucho miedo de que la izquierda vuelva al poder”. Alfredo Porras, dirigente del PT, declaró: “Esteban es una rémora que anda buscando su tiburón, no nos preocupa que se vaya ya que nunca organizó nada en el partido y a donde vaya no hará nada. Es la estrategia del gobierno para quitarnos gente, tienen mucho miedo porque la izquierda ganará”. Esteban es una persona con currícula profesional importante pero en política, desde que dejó el DF para venirse con Leonel no sudó nunca la camiseta –es su primo- y “las hojas siempre le cayeron del cielo”; no tiene militancia ni principios…por eso se va al PAN… y por eso no nos entendimos. Las declaraciones de Rosa Delia y Alfredo Porras (dos maleantes del leonelato) dan risa y olvidan que no son nada ya que el PRD y su firulilla –PT y Movimiento Ciudadano- son un grupo desacreditado y repudiado por la inmensa mayoría de la ciudadanía estatal, aunque algunos “analistas” escriban “que darán un susto” -a lo mejor les dan sus…tento-

El otro “olvidadizo” es el bufón Herminio Corral, aferrado a la presidencia del PAN ya que hace rato se cumplió su ejercicio. En primer lugar olvida(¿) que el que palomea las decisiones y estrategias es el gobernador. En segundo, olvidó que las decisiones sobre las candidaturas, alianzas y demás marrullerías las dicta Gustavo Madero, dirigente nacional. Herminito declaró que barrerán en la elección: que Armando Martínez, recién renunciado de la Secretaría General, pero que sigue en la nómina ya que ahora está en la directiva del PAN, será candidato a la alcaldía paceña. Que para los Cabos tienen a Arturo de la Rosa –diputado federal-. Para Comondú Francisco Pelayo, diputado federal y primo del gobernador, y para Mulegé a Fernando García Romero, director de pesca y mi exalumno en la prepa. De Loreto no han decidido. Y para la grande, la gubernatura, a Carlos Mendoza Davis (senador) Ya me los imagino buscando la reelección: Arturito tiene un pendiente en el Congreso con una cuenta “muy oscura” por más de ocho millones de pesos. A Panchito Pelayo lo involucran en riquezas ilícitas por adjudicación de licitaciones chocolatas. A mi exalumno no le conozco renglones oscuros. Cuando fue nombrado de pesca me sorprendí porque desde la prepa no había vuelto a saber de él. Armando Martínez es un chapulín del PRI-PRD-PAN, es un ejemplar del mimetismo: ahorita es azul, al rato verde y mañana amarillo. Por dónde buscará la reelección? Mi correo: raudel_tartaro@hotmil.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Y el caso de Carlos Mendoza, candidato de Herminito, es más picudo: unos días antes de ser candidato a senador por el blanquiazul era militante distinguido del PRI. Es incondicional de Ernesto Cordero que perdió con Gustavo Madero, y la política es como la mafia ya que no perdona. Así que Carlitos está prendido con los alfileres de Herminio. Su candidatura ya los dividió y la vieja guardia ya se apresta a dialogar con Madero para que no sea candidato. Desde el triunfo de Madero lo pronostiqué, hoy aderezada mi tesis con el balconeo del nombre de Luis Coppola Jofroy. Así es que los que olvidaron que no son nada y los que olvidaron que no mandan, se pueden enfrentar a un escenario desconocido: Herminio sin candidatos y Leonel y Narciso “sin tiburones para transportarse”. Alea Jacta Est. 4-7-14

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments