“Cero tolerancia y rendición de cuentas”

“Cero tolerancia y rendición de cuentas”

En la colaboración del viernes anoté sobre la reflexión del dirigente municipal de los burócratas, de el por qué pelean las alcaldías si son entidades en banca rota sin posibilidades de salir de ella. Anoté que el sindicato ha abusado del control que ejerce sobre la burocracia para exigir un sinnúmero de privilegios que tienen las arcas municipales con el “Jesús en la boca”. Y comenté que fui funcionario municipal y estatal en Mulegé y en la administración de Leonel Cota. En Mulegé fui director de bienestar social responsabilizándome además de las casas de la cultura y las bibliotecas. Encontré un personal dinámico y trabajador con cuatro prietitos en el arroz: (flojos, faltistas e irresponsables) Leonel me asignó el patronato del estudiante. La entrada a la chamba es a las 8:30 y el primer día llegué al patronato y no encontré ni un trabajador. Empezaron a llegar a las nueve de la mañana. Aprendí el “lenguaje” de ellos: el 80 % llegaba tarde o no llegaba, cocinaban tortas, lonches, tacos, chiles rellenos en el edificio, se descomponía el carro o se ponchaba, los citaban en las guarderías o la escuela, amanecían enfermos, tenían que cuidar al papá o mamá por un enfermedad, salían al CCC a comprar cualquier cosa, salían a vender sus chácharas, etc. Llegó el tiempo para el Sorteo Anual y todo mundo se involucró en la venta de boletos, comisiones, etc. Terminado el sorteo tomé la determinación de crear una nómina especial cubierta con una parte de la utilidad del sorteo. Llamé a reunión y les informé del proyecto: cien pesos quincenales a los trabajadores que cumplieran con las exigencias de la nómina. La nómina tenía cuatro casilleros o renglones: puntualidad, asistencia, eficiencia, permanencia en el área. Poco a poco dejaron de enfermarse, de ir a la guardería, de faltar, y la puntualidad llegó al cien por ciento y las salidas a horas de trabajo se acabaron. En unos seis meses logramos una armonía laboral y la camaradería y solidaridad fueron excelentes.

“profe, necesito ir a Recursos Humanos. Puedes ir pero perderás los cien pesos en el renglón de “permanencia,” le decía. Llegó el momento en que todo el personal alcanzó los 800 pesos de la nómina especial. Había trabajadores que apenas alcanzaban quincenas de 400 pesos por el montón de descuentos que tenían. Los 800 pesos extras les caían de maravilla. No sé si fue medida buena o mala, pero en el patronato fue excelente. Claro que es obligación ser puntual, asistir y ser eficiente, pero ante un vicio arraigado y la anarquía hay que actuar.

No tengo idea de cómo funciona el trabajo burocrático en todas las áreas del gobierno estatal y municipal; ojalá los vicios que había cuando fui director ya se hayan superado y los burócratas no falten, sean puntuales y eficientes y no abandonen sus áreas de trabajo. Pero lo que sí sé es que la función pública es un caos en los ayuntamientos por el exceso de trabajadores, asesores y de confianza, que no hay dinero para cubrir la nómina quincenal y los bonos. En la administración estatal también hay asesores y de confianza que no tienen razón de ser. Cuando entren los nuevos alcaldes y sus planillas, y el gobernador, llegarán con ellos muchos empleados de confianza y asesores. Y el caos irá en aumento. Por eso la inquietud de Osuna Frías.

Y en el renglón de: “cero tolerancia y rendición de cuentas” la barca empieza a hundirse: es escandalosa y fuera del sentido común la propaganda orquestada por Acción Nacional para promocionar su candidato a gobernador, a alcalde paceño y a diputada federal. Todos los diarios los promocionan y apenas “abres” uno digital y te salta la cara de Armando Martínez y la de Carlos Mendoza. Ayer martes entre las ocho a las diez de la mañana pasó frente al portón de mi casa un picap con música, banderas y la cara de Jisela Paes, y al rato pasaron dos tricimotos con una estructura de prisma triangular con las caras de Carlos-Armando. Pasaron como cuatro veces en dos horas. Es un asalto a la cordura ya que la escandalera es muy fuerte. Y cuando paseaba mis perros me topé con cuatro jóvenes de playera roja: “somos de Valdivia”, que gastando suela repartían volantes. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Y tal como ya lo comenté: no hay ni qué discutir;” el gobierno estatal con carretonadas de dinero, acarreos, miles de despensas, playeras y gorras, publicidad, hostigamiento laboral, pago por asistencia y ofrecimientos, pago de boletos y viáticos a jerarcas nacionales, hace “mil changuitos” para mantener el poder. Me comentan –no lo he visto- que surca los “bellos cielos de la ciudad” un artefacto que transporta propaganda de Carlos Mendoza… que parece ovni, el aparato no Mendoza. ¿Y dónde la cero tolerancia y rendición de cuentas si a todas luces la campaña panista rebasará en millones de pesos el tope estipulado? ¿Cuál rendición de cuentas cuando los espectaculares colocados por el gobierno promocionando la obra pública ahora tienen la cara del candidato a gobernador? ¿No será delito electoral usar la infraestructura oficial para un candidato? No hay ni qué discutir. Es una aterradora elección de estado –como siempre- en la que el Instituto Estatal Electoral y el Tribunal Estatal Electoral, son simples mandaderos del gobierno estatal… -como siempre- Alea Jacta Est. 15-04-15

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments