“Los comentarios me sirven para afirmar el cambio”

El gobernador continúa con la política de doce años de bombardear al pueblo con carretonadas de propaganda oficial. Para nadie es un secreto que el ejecutivo gasta millones de pesos en publicidad. Y lo hace pensando en que siempre ha sido así y que siempre ha dado resultados. Los medios de comunicación y los “comunicadores” son los ganones “gane o pierda el grupo en el poder”. Es un despropósito hablar de la responsabilidad y ética profesional de los medios y periodistas. Los recientes doce años fueron muchos y mucho más serán los casi cinco de Covarrubias. Pero será una catástrofe infinita si los ciudadanos de a pie al término de este cuatrienio vuelven a cifrar sus esperanzas en lo que se publicite de las jornadas “hasta el sacrificio” del ejecutivo y su esposa por la felicidad de todos los sudcalifornianos; sus jornadas “agotadoras” por todos los rincones de la entidad para llevar bienestar a la familia. El mínimo análisis del ciudadano de a pie lo debe llevar a preguntarse de dónde salen los millones de pesos para la publicidad oficial y por qué tanto bombardeo. El mínimo sentido común nos dice que corresponde al poder legislativo (a los diputados) acotar el poder demencial que el gobernador utiliza para vapulear la libertad de expresión y cachetear a los medios de comunicación. Si los sexenios de Leonel Cota y Narciso Agúndez seleccionaron “a verdaderos periódicos y periodistas”, el gobierno de Marcos Covarrubias terminó con “la sequía, casi hasta la inanición” de los medios de comunicación y periodistas prodigándoles no una llovizna sino un ciclón atípico que cae durante las cuatro estaciones del año. No en balde el presupuesto de 2011 fue por 22.67millones de pesos ( 100% más que en 2010 ) y terminó ejerciendo un 40 % más, es decir, casi diez millones de pesos más, o sea: treinta y un millones ochocientos setenta mil pesos. Ante esta barbaridad los partidos políticos se mantienen mudos –van en la polla- y con más razón los diputados “democráticos” de oposición. De acuerdo al informe “El costo de la legalidad”, Baja California Sur es el único estado que no cuenta con INFOMEX, que debería funcionar como el IFAI, con la particularidad de que debería dar información de todas las dependencias del estado. El INFOMEX federal  es el sistema para solicitar información al gobierno federal de las más de 230 instituciones del poder ejecutivo. Nuestra entidad es el estado que mayor crecimiento ha registrado en materia de presupuesto a publicidad oficial, sin tomar en cuenta el presupuesto de 2012 y mucho menos el de 2013. Pero de acuerdo a los datos de 2011, se presume que el 2012 rebasó los 45 millones ¡y qué decir de la danza de los millones de este 2013 !! El flamante secretario de finanzas, al que muchos medios lo balconean como precandidato, según el informe federal: “finanzas no entregó el desglose del gasto asignado a medios de comunicación de ninguno de los dos periodos solicitados (2010-2011) ¿Ante tanta opacidad y corrupción, el pueblo continuará como rehén del gobierno en turno y de la información mediática? Hace unos días MACOVI dijo ante medios que formaron una asociación: “que los comentarios en cualquier sentido le han servido a esta administración para afirmar el cambio y buscar la atención de todos los sectores de la población”. Esta sola expresión ocuparía varias colaboraciones de un servidor: basta decir que la mentira se ha oficializado como verdad de estado: que este tipo de declaraciones pintan a un gobernante que confía en un presupuesto maquiavélico para tener “la libertad” de decir que los comentarios le sirven para afirmar el cambio; que le permiten tener en un puño a casi todos los medios “y puntos circunvecinos”. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: pregonar el gobernador que los comentarios le sirven para afirmar el cambio, es maquiavélico, es la más depurada demagogia y una expresión tan cínica como las vertidas durante los doce años anteriores. Hacer política pública el “valor sudcaliforniano” cuando el estado sucumbe ante la desintegración familiar, ante la corrupción manifiesta, ante la delincuencia imparable, ante los asesinatos y desaparecidos, ante los robos insultantes a los hogares, negocios, a mano armada, carros desmantelados, casas de empeño… y lo que es peor: el gobernante mantenerse insensible mostrando una sonrisa de satisfacción a pesar de que las familias padecemos la peor inseguridad, es el toque de atención para una sociedad que se desbarranca en manos de un gobierno que solamente mira el beneficio de su grupo…¿cuál afirmar el cambio, pues?

Alea jacta est. 19-04-13. Mi blog: http://nivelcincuenta.blogspot.com