La suerte está echada (II y última) / Cómo matan el tiempo “nuestros diputados”

La semana pasada concluí señalando que los diputados presentan iniciativas que no impactan en la vida social: deberían convocar a reuniones populares  para que verdaderamente se empapen de las carencias y el clamor del pueblo. A nivel nacional se presentó la “Ley en Materia de Disciplina Financiera para Estados y Municipios”. Una ley que debería abarcar la esfera federal ya que la corrupción es imparable y los millones de pesos son muchos. En esta entidad, el estrado y los municipios parecen no preocuparse por dicha ley ya que el desorden financiero es mayúsculo. Vendrán las nuevas administraciones, olvidarán a Rosa Delia, al chino de Loreto, al Che Murillo, al de Comondú y Los Cabos. La memoria colectiva no olvida a Leonel Cota y a Narciso Agúndez, pero para el gobierno “borrón y cuenta nueva”.Si los diputados quisieran frenar la corrupción hace mucho hubieran instrumentado la Contraloría Ciudadana, manejada por hombres y mujeres de conducta pública intachable, sin parentesco con el gobernador y sus secretarios, con alcaldes y políticos de “peso”. Maritza y su contraloría todos sabemos que “es un juego de niños”. El mismo congreso creó la Junta de Gobierno y una “contraloría”, que son una mera vacilada dirigida por los clásicos hilos de los títeres. De ese tamaño deberían ser las leyes e instituciones que instauraran los diputados. Establecer estrategias que frenen la delincuencia imparable; abatir en gran medida el desempleo que ya ronda en 40 mil ciudadanos desocupados; reducir los escandalosos gastos en viajes, viáticos, servicio de celular, gasolina y el mágico presupuesto a publicidad oficial. Por todo el estado vemos los lujosos espectaculares que dan cuenta de mil obras en caminos, calles, acueductos, paseos, aulas y escuelas, carretonadas de dinero en obra pública, deporte, etc. etc. Y uno se pregunta por qué tanto gasto en publicidad si es una de las obligaciones prioritarias del gobierno y por ello no se debe publicitar. ¡Ah!, pero se alzó la voz de l@s defensores de la mujer y “pegaron el grito en el cielo” porque la tkt había puesto unos espectaculares con bellas jovencitas como manjar “para los machos”… los diputados se formaron en la “protesta” y los espectaculares se guardaron. En cambio ningún diputado se ha inconformado por el presupuesto para los espectaculares que anuncian mil bondades por toda la geografía sudpeninsular, exagerada en la capital. La intención de los espectaculares oficiales trastoca el sentido común porque atenta contra la inteligencia y la dignidad humana, porque nos pintan como sujetos anormales, sin dignidad ni decoro. Un gobierno “normal”, que piensa en los gobernados sabe perfectamente que las obras de beneficio colectivo y la seguridad social y familiar son dos materias que no se deben descuidar y por lo tanto no se debe gastar dinero en publicitarlas porque son una de sus principales responsabilidades. Los espectaculares de la tkt, en cambio, nos demuestran que esa firma sí nos conoce y sabe “del talón de Aquiles de los choyeros”. En cambio, el gobierno ofende la dignidad al presentar fotos bien logradas inaugurando cientos de calles de concreto, chorros de agua que sale por tubos de seis pulgadas, ya que las familias muy pobres se preguntan la entidad terrenal en la que pasan esas cosas pues en sus colonias el polvo de las calles provoca enfermedades respiratorias endémicas en los niños y el agua no llega por tubería sino que la compran a los piperos y el escusado de pozo está en la falda del cerro, y con pavimento o no tienen que pagar la mitad de su salario de hambre en el transporte colectivo. Eso deben remediar los diputados. Cuando miran los espectaculares de casas bien alineadas, en colores modernistas, sus corazones pegan un respingo de inconformidad ya que las suyas son de triplay y cartón negro, ventanas tapadas con cartón y el comedor es una mesa de una cervecería. Y qué decir cuando el pueblo observa la parafernalia de los “informes de gobierno”: desfile insultante de vestidos finos y suburbans nuevas mientras el pueblo anda a pie calzando zapatos viejos.

Lo dicho: la tkt sabe lo que hace y el gobierno ejerce un mandato sin conocer el pensar y sentir del pueblo… por eso no sabe mandar. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: si el gobierno actuara con normalidad no gastaría el dinero en publicitar lo que es obligación hacer. Cuando entró la actual administración sabía del caos con finanzas hechas tiras. Si tuviese intención política hubiera creado de inmediato la contraloría ciudadana para frenar la corrupción que durante doce años fue imparable. El desorden financiero continuará principalmente en las dependencias donde hay mucho dinero: SEP, Congreso, Finanzas, Sepuie, Obras Públicas, Salud, entre muchas. Todo sigue igual al pasado y así concluirá hasta el 2015. Alea jacta est. 03-05-13. Mi blog: http:nivelcincuenta.blogspot.com