La suerte está echada / Al compañero Jesús Solís Alpuche, yucateco (III)

3a Parte y última 

Al compañero Jesús Solís Alpuche, yucateco 

En el entramado al que me referí en la colaboración del miércoles, Andrés Manuel López Obrador, participó, por segunda vez, como candidato a la presidencia de la república. Fue candidato del PRD, PT y Movimiento Ciudadano. Nadie puede poner en duda el carisma del tabasqueño que arrastró para esta elección, 15 millones de mexicanos que votaron por él. Pero si hubiese ganado la elección, el entramado –casi perfecto hasta hoy- tejido en 160 años aproximadamente, entramado que mantiene una clase política poderosa y un pueblo pobre y millones de miserables, ¿sería aniquilado para dar paso a la democracia participativa, a la cultura de la legalidad, la justicia y la erradicación de la corrupción y la impunidad?

Por la vía de la conversión de los políticos en el poder, será imposible; por la vía de la conversión de los políticos de primera línea de los partidos de oposición, tampoco sería posible. Mucho menos sería posible la aniquilación del entramado con la participación fulminante de los millonarios empresarios del país. Televisa, TV Azteca y los poderosos periódicos, ni un dedo moverían para eliminar el entramado que ellos han ayudado a fortalecer. Aún así López Obrador volvió a ser candidato. Cuando la elección de 2006 lancé mi tesis de que AMLO se debería declarar coordinador nacional de la resistencia civil. No se declaró. Cuando inició su movimiento de MORENA volví a mi tesis: que debería recorrer el país invitando a la unidad pero no cometer el error de querer ser candidato; no cometer el error de llegar a los pueblos a pedir el voto. Invitar a la formación del frente popular para romper el entramado de los poderosos y barrer a los partidos políticos. Y entonces sí, con esa estructura popular, participativa, con escuelas de cuadros para la nueva conciencia ética enemiga de la ilegalidad, impunidad y corrupción, MORENA se erigiría como la única alternativa del pueblo y en la elección recién pasada el pueblo hubiera llegado al poder. No lo hizo así y nuevamente fue candidato de partidos políticos tan corruptos como el PRI y el PAN. Y allí están los resultados.

Ahora se lanza a la tarea de transformar al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en partido político nacional. Y el entramado es el mismo: la democracia como tal no existe ya que el pueblo es manipulado por la pobreza, el miedo y la miseria; la participación electoral es dirigida por los órganos del poder y los medios de comunicación, que coexisten para maniatar la opinión popular. Y lo que es peor: la clase política y su entramado mediático ha terminado –en más de cien años de bombardeo- por ser aceptado por inmensas capas de la sociedad. La cultura de la ilegalidad, el cinismo, la mediocridad y la impunidad son hoy políticas públicas  ejercidas por todos los partidos, estén o no en la conducción del gobierno ya que es público que las elecciones son el campo fértil para la corrupción y el manoteo de los recursos que la federación entrega discrecionalmente a los partidos de oposición y a los consorcios de TV, prensa y radio. Esta estrategia gubernamental de entregar “financiamiento público” y prerrogativas a los “partidos de izquierda” en cantidades vergonzantes más el invento lucrativo de las famosas plurinominales, son una de las exitosas estrategias para “la cena de negros” y el festín de los miserables teniendo como invitados a los corruptos de oposición… y allí tenemos en las cámaras a cínicos corruptos “de izquierda” y a enemigos jurados de esa izquierda en curules del PRD, PT y Movimiento Ciudadano. El presupuesto insultante al IFE, partidos, privilegios y sueldos de escándalo para funcionarios, diputados y senadores, son “otra manzana de la discordia”. Todos luchan por ello y no por los intereses supremos del pueblo. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: López Obrador es un hombre con una experiencia enorme en las lides políticas y por lo tanto conoce todo lo que aquí señalo. ¿Pero López Obrador tendrá la mínima parte del pensamiento de Mahatma Gandhi, Ricardo Flores Magón y Zapata? ¿Rompería con el sistema? ¿Y con qué dinero iba a mantener la lucha? ¡Estaría dispuesto a vivir con sacrificios y tirar por la borda la vida de burgués que se da? ¿Luchar por recuperar la dignidad social y erradicar la grave desigualdad social, madre de la antidemocracia o pondría una piedra más en el camino al infierno? Morena como partido funcionará bajo el marco electoral existente…y allí, presupuesto, prerrogativas, las pluris y jugosos sueldos a los militantes que accedan a puestos de elección, será la estrategia para mantener la corrupción. Alea jacta est. 14-XII-12. Mi blog: http://nivelcincuenta.blogspot.com