La capital será la gota que rebase…

Con solo ver la cara del tal Rigoberto Mares, concluyo que no es sudcaliforniano, eso sí, denota elitismo y prepotencia, un elitismo ramplón porque no tiene ningún mérito para considerarse “de altura” ya que le hicieron el favor de darle jugada en el PAN… pero fuera de allí era un don nadie que tuvo la suerte “de que algún mágico día le lloviera de pronto la buena suerte” (Los nadies, de Eduardo Galeano) y por intermediación del bufón Herminio Corral lo pusieran de presidente del PAN. Desde entonces se dedicó a ser el merolico de palacio y todavía tiene la desfachatez de declarar que “sopesa la posibilidad de ser presidente del partido o funcionario de Carlos Mendoza.” Leí sus declaraciones sobre la impugnación del PRI: “No les queda claro qué es lo que quieren los sudcalifornianos.” Los que no saben qué es lo que queremos los habitantes de la entidad son ellos. Por Carlos Mendoza votaron 110 mil 448 ciudadanos de un padrón de más de 440 mil, es decir votó por él un poquito más del 25 %, es decir una cuarta parte de los ciudadanos de la entidad. Y con esa aceptación el “politólogo dirigente albiazul” dice que el PRI no sabe lo que quieren los sudcalifornianos. Por lo pronto deben ponerse a reflexionar que su candidato que sabe cómo terminar con el crimen organizado, dar agua las 24 horas durante todo el año y no permitir que haya pacientes que no reciban atención médica, apenas tiene una aceptación de 110 mil ciudadanos y más de 300 mil que no votaron por él. De estos fríos números se intuye que Rigoberto Mares y los que dicen que “defenderán el triunfo legítimo que obtuvieron” no se han puesto a pensar que la mayoría de los ciudadanos no votaron por el color azul y por lo tanto tienen una misión muy delicada porque el pueblo ya no es el mismo después de la bárbara elección de estado que masacró una entidad en la que priva la desigualdad, la pobreza, servicios públicos de cuarta, desempleo galopante, nuevos ricos y millonarios, aderezada esta desigualdad social por la corrupción y privilegios. Por todo ello el neopanismo, que no creo sean nuevos panistas porque la ideología y los principios nunca han sido mágicos, no puede calificar los resultados electorales como una clara aceptación popular tal como lo pregona “el dirigente” al referirse que la impugnación “va en contra del mandato popular.” Lo ratifico: cien mil que votaron por su candidato de ninguna manera se puede calificar de mandato popular… cien mil apenas si es un 25 % de la ciudadanía que pudo o no ir a votar el fatídico siete del mes, y el 25 % siempre ha sido una desangelada minoría de la que nadie se debe sentir “todopoderoso” como lo pregona el panismo barcino. En la nota que leí también declara: “no van a prosperar dichas demandas”. Si el PRI presentó la impugnación ante el Tribunal Estatal Electoral, seguro que no va a prosperar porque el presidente del tribunal, Joaquín Beltrán Quibrera, es un sujeto de espinazo de zorra que lo arquea de acuerdo a la mano que se lo acaricia. De tal suerte, la impugnación se irá al tambo de la basura. Por eso la seguridad del “dirigente” de que no prosperará. Y luego fortalece su dicho señalando que “por eso recurrieron a la guerra sucia.” Y ya apunté mi tesis: denunciar actos ilegales durante una campaña no es guerra sucia. El gobernador electo mil veces se dolió del espionaje telefónico y que era ilegal… pero nunca dijo que las llamadas grabadas no fueran ciertas. Ya como gobernador está obligado a dar una explicación convincente a los habitantes de esta media península. No tiene otra alternativa.

Y si gobernar con una aceptación del 25 % ya es un gran reto, más lo será con la bomba de tiempo que malabareará su correligionario Armando Martínez, que de secretario general del PRD pasó a ser secretario general del estado, luego candidato a alcalde y ahora alcalde electo de la bomba de tiempo que todos los días el tal Frías le prende y apaga la mecha. Y ya lo apunté también: la corrupción sindical ha llevado a la orilla del barranco a las administraciones municipales: se publicó que el tal Frías ha recibido en 4 meses más de dos millones de pesos de los que con pasmosa agilidad se pueden esfumar los apoyos extras (195 mil), fondo emergente (100 mil 870), cuotas sindicales (155 mil 677.40), apoyo a delegados sindicales (30 mil 600), apoyo comité estatal (100 mil) y cuotas al sindicato estatal (182 mil 537.61) Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Así es que no la tienen tan fácil los violadores de la lápida del momificado “carro completo.” Un congreso ciego y sordo para el reclamo popular, y presto a la alfombra roja, reverencias y aplausos para el jefe de cantera, será invitado de piedra en el festín de los miserables en una entidad en banca rota en la que los ayuntamientos son pordioseros miserables. Muy luego se escuchará el clamor por servicios públicos, desempleo, salarios de hambre, sin agua, sin luz, nepotismo, compadrazgo, funcionarios incapaces… y al final la misma película. Y la ciudad capital y todo el municipio con una deuda impagable y un sindicato voraz capaz de dejar a los habitantes sin agua y recolección de basura. ¿Vendrá la federación a ayudarlos? Lo dudo porque todos los estados y municipios están igual… la corrupción, señor, la corrupción. Alea Jacta Est. 24-06-15

Responder

Tu e-mail no seá publicado.