Luego vino el zarpazo –que nadie entiende- y la candidatura de Benjamín fue cancelada

Cuando miré en la avenida Obregón a Benjamín de la Rosa repartiendo un volante, como candidato independiente a la gubernatura sentí admiración por él ya que ese hecho lo colocaba como el primer candidato independiente en la historia de la entidad. Independientemente de eso su calidad de independiente la entendí en su justa dimensión ya que por esa misma avenida están marcadas las huellas y consignas de la lucha minera de la década del setenta y que en forma independiente nos enfrentamos al poder demencial del PRI y sus lacayos. Detuve la camioneta, nos saludamos eufóricos y me entregó dos volantes. La candidata independiente a la alcaldía María Herlinda Torres Gutiérrez hizo lo mismo. Luego vino el zarpazo –que nadie entiende- y la candidatura de Benjamín fue cancelada. Ante esta decisión de la autoridad electoral, que puede ser apegada a derecho, bien vale hacer algunas reflexiones:

1.- No puede negar la autoridad electoral que miró –ya no están- por varios años los espectaculares promocionando la obra pública del gobierno estatal. Tampoco puede negar que fueron quitadas las lonas y colocada en esas estructuras de fierro la cara del candidato Carlos Mendoza, candidato oficial. La autoridad no requería de denuncia para que hubiese actuado de inmediato ordenando al PAN quitar esa propaganda que a todas luces es ilegal. ¿Por qué actuó con celeridad contra Benjamín de la Rosa y no actúa contra las tropelías del PAN? Obvia respuesta. ¿Por qué no actúan apegados a derecho?

2.- El nefasto alcalde mulegino, por medio de su testaferro “dirigente” municipal de los burócratas ordenó retener el pago de los trabajadores con la consigna de que: “dejas de participar con la Lily o tu sueldo va a ser retenido hasta que renuncies a su planilla.” Esta acción, a pesar de la denuncia interpuesta, no fue castigada como delito electoral. ¿Por qué actúa así el Instituto Electoral y el Tribunal Electoral? Sencillamente porque son títeres del gobierno estatal y los municipales. ¿Dónde entonces la equidad y el derecho? Por qué Maximino Iglesias no los defiende? porque es gusano de la misma guayaba. Está en la planilla de Armando Martínez. Y el gritón del Frías por qué no defendió el derecho de los integrantes de la planilla de Lily?

3.- ¿Por qué el instituto estatal de radio y televisión promociona escandalosamente la campaña de los candidatos panistas, cuatro a uno contra la promoción a otros candidatos? Por lo mismo, porque solamente reciben órdenes “de arriba”, porque no tienen dignidad y porque “haiga como haiga sido” tiene que ganar Carlos Mendoza, Armando Martínez, Pancho Pelayo, Gisela Paes y la mayoría de los candidatos a las diputaciones. ¿Por qué no actúan apegados a derecho?

4.- La ciudadanía, sin ser contadora ni economista, “a vista de pájaro” concluye que la propaganda panista es insultante y cara, y por lo tanto ya rebasó con mucho el tope asignado por las autoridades locales que tienen la consigna de cerrar ojos y oídos a las denuncias de la oposición. Como autoridades y vigilantes de que la contienda sea justa, transparente, equitativa y apegada a derecho, ¿por qué no han iniciado la investigación para estar ciertos de que los dineros gastados no rebasan el tope de campaña? Porque son meros invitados de piedra del gobierno estatal y porque están para justificar y validar el robo electoral y elección de estado. Pero, ¡aguas! La FEPADE no es estatal.

5.- Algún partido denunciaría que Benjamín había presentado firmas “hechizas?” No lo creo. ¿Perjudicaría al PAN la campaña de Benjamín de la Rosa y le restaría votos? Lo que sí aseguro es que los que pensaban votar por él, no votarán por el PAN.

6.- Desde siempre he señalado que los procesos electorales obedecen al mismo patrón de conducta: gira alrededor del partido en el poder; impone candidatos y gasta a manos llenas y la autoridad electoral es su mandadera así como las asociaciones, sindicatos, jefaturas de colonia etc. etc. En cada elección los excesos y el cinismo van en aumento. Hoy jocosamente recordaremos: “el vampiro volador,” el carrusel de cuatrimotos, los espectaculares oficiales y las imponentes fotos recortadas de Carlos Mendoza, -como si estuviera en vivo- y los candidatos perredistas del PAN. Y por si fuera poco: ¡la filtración de llamadas telefónicas que todos conocemos! Vamos de mal en peor. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Me gusta polemizar. Pero los comentarios que aparecen, en primer lugar son anónimos, y en segundo no cuestionan el escrito sino que arremeten con vulgaridad. Por eso no acepto los comentarios. Sobre mi colaboración de las “siete razones para no votar por Carlos”, uno me dijo loquito de Copolita y que Barroso me pasaba chayote. Un Cachanía “lo analizó con cuidado,” pero me condicionó para que hablara de los otros candidatos porque qué casualidad, escribió, que hace el comentario después de que se reunió con el grupo priista en el Café Pichel de Cachanía. Barroso ni siquiera me ha invitado a alguna reunión máxime que hizo una con tema cultural. No escribo por encargo. Y la reunión de Café Pichel fue para hablar de la segunda edición de La ciudad del canal… por cierto, les vendí a todos. Y aclaro; de Carlos y Barroso me quedo con Barroso. En Rosalía me dijeron los “turquesa” que ganaría Felipe. De Pedro Osuna y Felipe Prado, mil veces que gane el turquesa. Alea Jacta Est 15-05-15

Responder

Tu e-mail no seá publicado.