¿Qué necesidad hay para colocar las cajas tapizadas con la cara del candidato?

El miércoles transitando por mi ruta acostumbrada para llegar a mí casa, la avenida Deportistas en la antigua pista aérea, me sorprendí de mirar dos enormes cajas pegadas de trailers, a mi derecha y en un estadio de los que allí hay, cubierto el costado que da a la calle por enormes rostros del candidato Carlos Mendoza. Nomás moví la cabeza: no hay remedio, me dije, no agarran escarmiento… ¿cómo es posible que a tal grado contravengan la mínima legislación electoral? ¿Qué necesidad hay para colocar las cajas tapizadas con la cara del candidato? A todas luces es delito electoral porque dos cajas particulares están en un espacio público, y en ese equipamiento público está prohibido colocar propaganda electoral… ¡bah, Puf, huy, zas,! me vale, dirá el candidato y los bufones Herminito y un tal mares, “al fin que el IEE y el TEE son tamemes del jefe mayor”… no hay remedio ¡apenas a ocho días de la elección! Se llegará a ella con una carga increíble de delitos electorales cometidos por el partido en el poder y su candidato mayor: las llamadas infamantes en las que además de los seis millones mensuales se pide colocar en cuentas familiares grandes cantidades de dinero. Se llegará a la elección con una carga antiética del candidato cuando en un video se mira que en una reunión despotrica contra los exgobernadores de la entidad acusándolos de antidemocráticos por contar con un congreso de mayoría priista. Y Ángel César Mendoza Arámburo, su padre, fue el primer gobernador de la entidad… y toda su vida fue priista… y toda su vida fue honorable y una fina persona… y antes de ser senador _Carlos_, también en un video le dice a su padre: “porque eres mi ejemplo a seguir.” Facundo Cabral decía que habría que desconfiar de los que no sonríen porque algo escondían en su corazón. Y agrego: qué decir de los que mienten. La simulación, la mentira y el cinismo campearán hasta el próximo miércoles, día en que se inician los tres días sin proselitismo político, pero lo acontecido hasta ese día no se borrará fácilmente de la conciencia colectiva. Y aquí una reflexión: el ser humano corrupto jamás deja de serlo; un corrupto no puede ser honrado y siempre buscará la forma de ejercer la corrupción. Un ser humano honesto puede dejar de serlo: ejemplos hay en cada esquina. Una persona buena se puede hacer mala, pero una mala no se puede hacer buena. El ejercicio de altura de la política ha hecho de muchos buenos, malos, y a los malos más malos. Y dentro de ocho días la inmensa mayoría de los que irán a votar llevarán el chip del logo por el que van a sufragar. Y como me dicen muchos compañeros: “Bobby, no te esmeres ni te desgastes, gane quien gane todo seguirá igual.” No lo creo, si no ya hubiese guardado la pluma y mi trinchera: gane quien gane la política pública puede ser igual o peor, pero también puede ser menos mala. La respuesta la veremos en Carlos o en Ricardo.

Y ahora por la tarde Carlos Mendoza, teniéndolo como vecino circunstancial lanzará en el estadio en el que el tráiler estará tapizado de propaganda panista, sus mil proyectos “para que nos siga yendo bien”… y otra vez una anécdota de Cabral: llegó el gobernador de esa provincia y le dijo a su madre: “doña cuquita, qué quiere que haga por usted? Y la doña contestó casi gritando: “conque no me chingue nomás” Carlos en el mitin de cierre esta tarde seguirá con sus mil promesas, y al pueblo jodido que es la inmensa mayoría le seguirá yendo como en feria. Cuando participamos con su padre para que fuera gobernador pensamos que las cosas cambiarían para bien: los viejos pobres ya murieron ¡pobres! y las casas de cartón, falta de agua y drenaje, y los puños apretados, y la pobreza que se asoma o se cuela por miles de hogares allí están, nos miran y nos numeran. Y el domingo siete iremos a votar. Y como dijo Víctor Castro: cuando tengas la boleta en tus manos no cierres los ojos, mira la carita de tu hijo, las carencias familiares, el desempleo, etc. Pero Víctor Castro quiere “olvidar” que hace años miles votaron por él, no sé si con los ojos cerrados, pero lo que sé es que fue uno más del montón: tan malo o más que los anteriores alcaldes perredistas. Castro Cosío no debería olvidar eso y la consigna en una de sus pintas: “Nuestros sueños no entran en sus urnas” Lo publiqué el viernes 27 de febrero. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Hoy mi vecino circunstancial arengará a un público que no encuentro calificativo para nombrarlo: ¿irán para que nos vaya mejor, por promesas o convicción, por paga o despensas o por las encuestas que “train madriado” a Ricardo? Solamente ellos saben. ¿La pobreza será menor? Según el INEGI, para el mes pasado el desempleo estatal es de 5.4 % y la media nacional es del 4.3 Somos el tercer estado con mayor desempleo y a mayor desempleo mayor pobreza y necesidad. Ahora sí, si es gobernador, ¿mandará a vacaciones al desempleo? Que aproveche y también mande a la opacidad, los nuevos ricos, el nepotismo, la impunidad, la deserción y profesionistas sin trabajo ¡y a los sicarios! Y ya para terminar porque la semana próxima no escribiré por veda “qué wueva:” Armando Martínez dijo: “las señoras, muy contentas nos ven y nos dicen: son del gobernador, y rápidamente nos abren las puertas… ¡pero apúrense, entren rápido, no vaya a entrar con ustedes un sicario!” ja…ja…ja Alea Jacta Est. 29-05-15

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments