Ayer un compañero me envió un correo de Denise Dresser

A pesar de todo…

Ayer un compañero me envió un correo de Denise Dresser en el que dice que hay “ganas de tirar la toalla. Darnos por vencidos. Abandonar el ring. Declarar que el país no tiene remedio ni solución ni cambio ni horizonte ni salida. Aquí, ahora, el cinismo se impone sin tregua y sin salvación.” “Políticos y empresarios y tantos más, gozando una corrupción que le cuesta al país 9.0 por ciento del PIB anual.” Luego da cuenta de los ejemplos lacerantes de funcionarios y su morral de corrupción.

Si nos atenemos a la información oficial, la estimación del PIB (producto interno bruto) para este año será de 19 billones 219 mil millones de pesos, y si Denise Dresser estima que la corrupción le cuesta al país el 9 %, entonces la corrupción de este año lastimará las finanzas públicas en un billón 729 mil 710 millones de pesos (1,729,710,000,000.00) El gobierno machaca con la cantaleta de que la corrupción es de cien mil millones de pesos; nada que ver con la información de Dresser.

Por eso mi terquedad de elaborar y presentar de viva voz mi ponencia sobre rendición de cuentas y combate frontal a la corrupción. En la práctica ni es rendición de cuentas mucho menos ataque frontal a la corrupción. Basta una mirada a algunas dependencias locales para darnos cuenta de la corrupción galopante que camina en el potro de la impunidad: En la secretaría de salud hay una enorme fuga en alimentos y otros rubros, así como el nefasto nepotismo. La corrupción se ha “empoderado” –para decir un término de ellos- en toda la esfera gubernamental; en educación pública, por ejemplo, la danza de los millones es escandalosa: en los cecytes, Cobach, conalep, y todos los centros que dependen directamente del estado, el tráfico de influencias, plazas y horas es por demás alarmante. Dan apertura a dos primeros semestres y en el segundo los fusionan en uno y para el sexto, al finalizar el ciclo, hacen pruebas a “dos sextos” y mandan a unos cuantos a un salón y otros a otro. ¿Qué quiere decir esto? Que cobraron las horas del segundo hasta el quinto semestre con dos grupos cada uno sin haberlos. Este negocio –repartible entre dos o tres- cuesta al presupuesto unos ocho millones de pesos… y así camina la corrupción e impunidad en el gobierno estatal y en los municipales. Por eso Denise Dresser dice que “hay ganas de tirar la toalla. Por eso mi ponencia acuerpa la estructura para dar vida a la contraloría ciudadana con facultades para cesar y presentar denuncias penales contra funcionarios con corrupción comprobada. En algunos países del mundo la corrupción probada se castiga con la muerte. Y aun así hay ejecutados. En nuestro país y nuestra entidad la corrupción parece ser una asignatura obligada para poder aspirar a ser parte de la administración o ascender en puestos públicos. Hay un verdadero trabuco de leyes sobre ella y la impunidad. Ahora el presidente de la república instituyó el sistema nacional anticorrupción “que pretende reconstruir el sistema de responsabilidades para funcionarios y los obliga a presentar sus declaraciones patrimoniales, de interés y fiscal.” Esta medida está viciada de origen ya que el problema no está en declarar algo sino que son los funcionarios los que se mueven en el sistema nacional de corrupción. En la ponencia que presenté digo: El gobernador del estado ha ponderado en comparecencias y medios de comunicación escritos y electrónicos, que fuimos el primer estado en hacer efectiva la rendición de cuentas pues todos los funcionarios de primer nivel entregaron sus declaraciones de 3 de tres: declaraciones patrimonial, fiscal y de conflicto de intereses. Informa, además, que “el gobierno ha puesto a disposición de la ciudadanía la información de 46 funcionarios.” No es mi intención polemizar sobre las declaraciones del ciudadano gobernador, y mucho menos poner en duda la buena intención que tuvieron para presentar “su carpeta de tres de tres.” “El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.” Ciertamente la opinión popular manifestó que: “la ciudadanía no necesita se le informe que los funcionarios presentaron sus declaraciones, ya que ésta, la ciudadanía, no tiene confianza en los servidores públicos y que cualquier declaración patrimonial o de lo que sea puede muy bien ser falsa o incompleta.” Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: La corrupción, como tal, no se terminará por el hecho de que el gobernador y sus funcionarios hayan presentado “su tres de tres.” Esta puede estar sustentada en el complejo mundo de la corrupción que se maneja a nivel nacional y local. A nivel nacional hay muchísimas personalidades que están probadas como enemigas juradas de la corrupción y que tienen un perfil a prueba de ella. En el país hay muchísimos ciudadanos honestos a carta cabal… pero esos no sirven para ser funcionarios porque –parece ser- que para ser funcionario público de alta jerarquía se requiere ser corrupto. Hoy el gobernador cometió acto de corrupción desde el momento en que no suprimió la contraloría y desde el momento en que siguió con la pésima costumbre de cambiar de puesto a los chapulines que estuvieron con el intocable Marcos Covarrubias. ¿Por qué el gober dijo que no miraría para atrás y que no hablaría del gobierno anterior? Porque son gusanos de la misma guayaba, y porque el gobierno sigue siendo de cuates… pero la corrupción está por las cuatro esquinas… pero a pesar de todo no hay que tirar la toalla. Alea Jacta Est. 09-02-16

Responder

Tu e-mail no seá publicado.