Seguramente los pusilánimes que tenemos de gobernantes ya están contentos

BCS: Crónicas del daño colateral

Seguramente los pusilánimes que tenemos de gobernantes ya están contentos, seguramente que esa es la estrella en la frente que estaban esperando por su obstinación e incompetencia. La muerte de ese joven, live in hd, nos muestra un espectáculo tragicómico ante el que nos quedamos pasmados, sin saber que pensar, sin saber qué hacer, llenos de rabia y de impotencia al ver el espectáculo grotesco y ridículo de nuestras corporaciones policíacas.

Los movimientos torpes, el ir y venir que delatan que no hay una preparación ni estrategia para atender este tipo de incidentes nos dejan ver qué tan desprotegidos estamos. Pero si no tenemos policías profesionales, sino niños jugando a los balazos que corren para allá y para acá sin ton ni son,  no es culpa de ellos, a fin de cuentas ellos también pudieron quedar abatidos en esa balacera. La culpa es de las autoridades que ni los capacitan, ni les dan el equipo y armamento adecuado para actuar de manera eficiente en este tipo de eventualidades.

No podía ser de otra manera, la escalada de violencia ante la mirada impávida de nuestras autoridades tenía que llegar a desbordarse, la colusión de las autoridades con los criminales tenía que cobrar facturas, ¿o qué? ¿Se van a hacer pendejos todo el sexenio como se hizo Marcos Covarrubias negando que las policías están hasta la manitas en las disputas narcotrafiqueriles? O le van a echar la culpa a la PGR y ahí se la van a llevar otros seis años: ve tú, no, tú, no tú no tú no tú no tú. Hasta para valer madre se necesita tener cierta gracia, y por lo visto los encargados de la política interna y la seguridad del gobierno del estado, ni para valer madre sirven. O sea, además de que no resuelven nada ni rinden buenas cuentas, ahora resulta que además tenemos que soportar  sus pinches poses de divas, el secretario general y el procurador se sienten hechos a mano y no pelan un chango a nalgadas, tuvieran de que creerse, fueran chingones, ni pedo, se aguantan uno lo malmodientos y repunantes que son, el dandy nomás abre la boca para cagarla, puras pendejadas declara, ni resuelve ni embauca, y el otro, el hermano perdido de los doctores Abaroa, con su mechón cano de Tongolelo, nomás se anda comiendo los mocos a rebanadas.

Consideran a este joven ingeniero sinaloense la primer víctima de la escalada de violencia que empezó en el sexenio de Marcos Covarrubias Villaseñor, sin embargo mucha gente sabe que eso no es así, que hubo más gente afectada por los encontronazos entre los bandos criminales que se disputan la ciudad, ahora quedó al descubierto que fueron los propios encargados de proteger a la ciudadanía los que ante la falta de capacitación y de experiencia para mantener el control en este tipo de situaciones fueron los que dispararon contra el civil; como decía el catarrín de Felipe Calderón para justificar los primeros ametrallamientos del ejército contra civiles, es el daño colateral que surge en cualquier situación extrema como ésta.

Pues bueno, ahora sí, como dice JC Chávez, las balas perdidas existen, y por lo visto la gente enferma con  psicopatías evidentes también existen, ese que patea a alguien que yace en el suelo, civil o delincuente, también existen, sádicos incapaces de controlar sus emociones violentas existen y cobran cada quincena como policías y además, andan armados. ¿Es su culpa? No, es culpa de las autoridades que no tienen el mínimo control sobre la gente que admiten en las corporaciones policíacas, sin ningún tipo de controles institucionales, es culpa de los gobiernos estatal y municipales que han establecido como política de seguridad pública otorgar sueldos de hambre, donde el policía que se distinga por su capacidad y actuación intachable además de ganar una miseria no tiene establecidos ascensos y estímulos que lo incentiven a ser un oficial de seguridad pública ejemplar, es culpa del sistema estatal de seguridad pública que ven a los municipales como policías de segunda cuando son los que en primer lugar atienden todos los llamados con patrullas destartaladas, sin chalecos antibalas, con unas pistolitas que dan más risa que miedo, y mientras los estatales, a gusto los batos los pueden ver en cada cafetín u oxxo donde  haya una morrita más o menos, galaneando con las armas largas, exhibiéndolas como fetiches fálicos, tocándolas como si tocaran el pene de su compañero en las regaderas de la academia. Desde luego también se les puede ver extorsionando a la población por faltas al bando, cosa que no les corresponde, es más, no les corresponde nada, en realidad debieran estar para auxiliar a ministeriales y municipales.

Bueno, también sirve para que el zar del tolete los envíe a reprimir trabajadores y ciudadanos que exigen sus derechos, para eso si están prestos, pero hable al 066 y verá cuando acuden, nunca. Cuando se trata del pueblo que reclama sus derechos, la autoridad se desgarra las vestiduras y  cae de rodillas clamando al cielo porque se violenta el estado de derecho, porque alguien osa “tomar la justicia en sus manos”,  pero eso sí, los empresarios si pueden pisotear los derechos de la gente y limpiarse con el estado de derecho y no dicen nada, no llegan y encañonan a los empresarios para que paguen el seguro a sus trabajadores, no llegan y encañonan a los empresarios que permiten el acoso sexual, que despiden injustificadamente, no, a esos los lambiscones del gobierno se les tiran para que les pasen por encima, son tan arrastrados que dan pena ajena.

Eso sí, vociferan toda una serie de diatribas tan quemadas como ridículas, los mismos pretextos que han venido utilizando desde que se hizo evidente que no podrían controlar la ola de violencia:

-Señor procurador qué opina de los eventos donde por accidente fue muerto un civil a manos de la policía?

-Si, muy bien, para este caso en particular y dadas las características del incidente, nos apegamos a los pretextos dos y cinco para explicar los hechos; ahí en la entrada pueden encontrar una tarjetas con los mismos pretextos que hemos venido utilizando, ya numerados, y que de ahora en adelante solo referiremos por el número según acomode a la situación específica, esperamos su comprensión ya que es tedioso y cansado para la autoridad estar una y otra vez repitiendo lo mismo. De igual manera les informamos que a partir de la próxima semana incluiremos el pretexto número seis en todos los comunicados, que es el que se refiere a que es culpa de la federación todo lo que pase con referencia al narcotráfico. Muchas gracias, mejor futuro.

Crónica del daño colateral

Por las calles de la ciudad, antes Puerto de Ilusión, se pasean coches repletos de armas de grueso calibre sin acongojarse en lo más mínimo, la autoridad no ve,, no sospecha nada,  no ve el polarizado exagerado, las placas que no están, la música y la cerveza, no ven nada, mientras detienen al joven o a la señora que no trae el cinturón o hablan por celular, pero los otros, ay papá! Como Pedro por su  casa, con sus doble canalas y la banda sonando a todo lo que da, los medios oficiales y los oficiosos dejando de lado esta nota para poner en primera plana la entrega de tres pacas de alfalfa que hizo la autoridad en La Purísima, mientras, las alertas rojas se disparan previniendo a los posibles viajantes del clima de violencia que impera en BCS, mientras, Acapulco y La Paz dan la nota roja sobre y muestran al mundo como una ciudad es sitiada sin necesidad de una guerra civil; mientras se afilan las uñas para las tajadas con la ley de asociaciones público privadas sin tener en cuenta que la entidad está catalogada como la peor administrada del país, de las menos transparentes y ahora otra vez de las más violentas, un paraíso para la inversión, solo la franja de Gaza y La Paz, puerto de ilusión cómo no, brindan tanta estabilidad al inversionista.

¡Comparte!

* * *