La perrofilia: debate teórico “el can como objeto suntuario o el reemplazo posmoderno del prójimo”.

Animalia parte 3
paris hilton
Desde que París Hilton comenzó a llevar a su perro a todos los eventos a los que acudía, no como mascota sino como un accesorio más de su atavío, empezó a haber un boom entre la gente.

Desde que París Hilton comenzó a llevar a su perro a todos los eventos a los que acudía, no como mascota sino como un accesorio más de su atavío, empezó a haber un boom entre la gente, en especial entre las mujeres jóvenes, de usar también a sus canes como parte de los accesorios que dieran un toque de particularidad a su persona. Quiero antes de continuar hacer una separación de la gente que ama a los animales de manera normal, old fashion, que les da una lata de rosco y sobras de comida, que viven afuera y no permite que entren a la casa y que les enseñan a no orinarse en las matas pegándoles con un periódico en la cabeza, tranquilón.

Aclarado esto y retomando lo que señalaba con anterioridad, decía que hay un boom de tener mascotas, y en especial perros y más que como mascotas, como accesorios personales: los perros tiene que hacer juego con los lentes y la bolsa, tienen perros para cuando van casuales al súper y tienen otro perros de marcas más, perdón, de razas más formales para cenas de gala y eventos importantes. El negocio de las mascotas se ha sofisticado de tal manera que ha encontrado en la mujer, para variar, el blanco perfecto del consumismo a través del perro como objeto suntuario y fashion de hoy en día. Muchas de ellas ahora se han vuelto las activistas en favor de los animales, súperguau que ahora tengan algo que hacer, sin embargo existen muchos asegunes en todo ello.

minitoy
Los mini toy al principio parecen tiernos y lindos, después, cuando uno reflexiona sobre la naturaleza del animal no puede mas que erizarsele la piel de imaginar como llegó un perro a ese grado de enanismo.

Para empezar creo que para nadie ha pasado desapercibido que para que este amor por los perros de parte de la mujercita trendy se diera, hubo que adaptar los animales a las exigencias del mercado. De esa necesidad nacen los perros mini toy, y ahora, la última aberración, los micro toy; aberración que será muy contra natura pero es muy pro marketing, que es lo que cuenta en estos tiempos donde el mundo en un gran templo de mercaderes. Los mini toy al principio parecen tiernos y lindos, después, cuando uno reflexiona sobre la naturaleza del animal no puede mas que erizársele la piel de imaginar como llegó un perro a ese grado de enanismo. Alguna técnica heredada de los Jíbaros es lo que probablemente posibilita esa reducción anormal del animal, o bien, como lo hacía Vicente Fernández con sus caballos, cruzaba madres con hijos para que de la corrupción de los genes surgiera una generación más pequeña de caballos, así hasta tener unos caballitos que no son pony, sino una degeneración aberrante de una raza a través de esa técnica perversa e incestuosa. Así mismo, los mini toy y los micro toy, un chihuahua micro toy pesa 150 gramos, mi compadre deja mojones tres veces mas grandes que ese pobre animal, bueno, el caso es que son grotescos, pero a estas personas que tanto defienden a los perritos, no les importa, es más, ni siquiera piensan cual es la forma en que las razas degeneran para que ellas las puedan traer cómodamente en la mano y puedan exhibirse de manera frívola con ellos.

Es común ver en el malecón de esta ciudad a muchas jovencitas, y otras que ya no se cuecen al primer hervor, paseando sus perritos como si fueran trofeos, como si trajeran paseando un par de zapatos Fendi o trajeran arrastrando por todo el malecón un bolso Hermès. El otro día sin querer le di un patadón a un pobre animal de esos, iba yo corriendo y el pobre mini perro se me vino encima, yo no lo había visto, solo oí que ladró detrás de mí y sentí sus dientecillos en el tobillo, un acto reflejo aprendido durante años de entrenamiento y abstinencia en un templo Shaolin dio por resultado que el pequeño can fuera a dar banqueta abajo, entre un ligero crujir de sus frágiles costillas y quedara atrapado en una maraña de sargazo mientras la mujer profería toda clase de adjetivos viles contra mi deshidratada persona. En ese momento solo lamentaba haber pegado al animalillo y lo único que acerté a responder fue que si el animal hubiera traído correa nada de eso habría pasado.

La mujer que me agredió con tantas palabras tan feas, era una mujer cuarentona, muy bien ataviada para ir correr, digo, comparado conmigo que llevaba un short viejo lleno de pintura y una camiseta de Las varitas de hace como tres aniversarios; en mis cavilaciones después del exabrupto y ya absuelto del posible canicidio, puse mayor atención a las personas que llevaban sus perrillos a pasear, no sé que piensan, la neta. Creen que se ven muy bien, muy chic con sus perros, pero la verdad es que son unos irresponsables que los dejan defecar en plena vía pública y los traen sueltos dejando que ladren a la gente. La verdad mujeres, se los tengo que decir, en buena onda, en lugar de verse bien, se ven mal, son unas pinchis viejas cochis que van dejando las popós de sus perros por toda la banqueta, además, no sé si creen que traer esos engendros de perro les da un toque de inocencia o que pretenden, pero la verdad, uno le ve la zanca al pollo y es una pose bizarra y grotesca traer esos perritos y querer hacerlos parte de su personalidad; digo, ni a París Hilton, Kim Kardashian o a nuestra pobretona Belinda les puede dar un aura de inocencia un aborto de perro después de lo que hemos visto en internet de ellas. Por si eso no fuera suficiente, les voy a decir algo que va a cambiar radicalmente su relación con esos engendritos del avernito: se ven más gordas con los mini toys.

Esos pobres animales han sido mutados, y no para bien, como las tortugas ninjas, sino para servir de accesorio de moda a gente frívola: les han reducido el tamaño para que quepan sobre el antebrazo, además les dan de comer alimentos que según son muy nutritivos, pero en realidad son meros placebos que lo único que hacen es que la popó y la pipí de los animales no apeste, por que oobviooo, no van a traer sus perros de miles de pesos muy acá, para que se les anden zurrando o pedorreando en los cócteles y cenas de gala. Pero eso no es maltrato animal, eso si está bien, los animales si pueden ser sometidos a ese tipo de mutaciones para que tengan contentos a sus dueños.

toy
Hasta donde ha llegado esa moda maligna que hasta un payaso toy existe ya. No es de dios jugar con el genoma.

De igual manera junto con el perro es importante, para que la imagen sea completa, en darles lo mejor, consentirlos más que a los propios hijos, darles alimentos que igualan o exceden el costo de la despensa familiar, inyectarles un sin números de químicos para que no se le suban los animales, porque si está lindo y si súper lo amo! Pero fuchi no lo aseo yo misma porque me da como asquito. Hay ropa de marca para perros, sillones, colguijes y toda una parafernalia que en otra ocasión abordaré con mayor detenimiento, alrededor, no de estos pobres animales, sino de los dueños de estos animales que requieren vivir y ser a través de la imagen de sus mascotas; así como hay hombres que aman a sus carros y no se cansan de colgarle cosas hasta el grado del ridículo, tema que también abordaré en otro momento, espero que no me los fusilen Raúl Zavala o Jesús Chávez que me andan plagiando aquí los tópicos, así también existe gente que se proyecta a través de su mascota. Si ves a una mujer con un mini toy es que es una huevona de primera y no hace nada en su casa, por eso no tiene un perro normal, si es un vato con un perro de esos fieros y matones, el pobre la tiene chiquita y en una peda fue abusado por su amigo, su padrino, su papá, el párroco de la colonia y el muchacho que lleva los garrafones de agua, hay diversos estudios que así lo revelan, es palabra de dios, te la lavábamos señor. No es cierto, no es palabra de dios, dios esta muy ocupado ahorita consiguiendo unos amparos para sus curas pedófilos. Hasta donde ha llegado esa moda maligna que hasta un payaso toy existe ya. No es de dios jugar con el genoma.

Ahora, el asunto de que haya personas que amen a sus perros de una manera que resulta sospechosa para la mayoría, no está mal, cada quien su rollo, pero que se imponga ese asunto como tema de interés general tampoco es correcto, y no porque un servidor esté en contra del trato digno a los animales, considero que mucho dice de nosotros como seres humanos el trato que demos a nuestras mascotas, pero me parece sinceramente que hay una contradicción ética que no podemos omitir cuando vemos que la solidaridad y el afecto se da a los animales y se le regatea al prójimo. Algo mal está en nosotros como sociedad cuando preferimos, por la razón que sea, poner como prioridad el bienestar de un animal sobre el de un ser humano. Qué podemos decir de tanta gente que sufre por carencias materiales elementales, de gente que padece de una y mil maneras la injusticia, que son humillados y tratados de manera indignante en sus trabajos, en fin, tantas cosas que nos deberían de mover a la solidaridad con nuestros semejantes. En esta época marcada por la soledad y el inconciente colectivo, sustituido por la visión personalísima de ser, quizá la mascota elevada a calidad de igual venga a cubrir esa necesidad de afecto en vivo y a todo color, sin intermediación del Factbook, que todos necesitamos. Quizá nos hemos decepcionado tanto los unos a los otros que la solidaridad entre la misma especie es cosa del pasado y de aquí en adelante solo seremos yo y mi mascota contra el mundo.

 Las prioridades sociales del primer mundo: la ley de y para protección animal.

Chale, ya voy en la cuarta parte, estoy peor que Eligio Moisés Coronado, ni pex, no podemos dejar de tocar el tema de nuestra gloriosa e híper increíble ley de protección animal; a veces quisiéramos ser todo dulzura y poder decir cosas buenas, pero para deshacernos en mieles ya están el Canal 8, orgullo de Surcalifornia (Peña Sic) y el Surdcaliforniano (Ibid). No creo que el estado requiera de otro lambiscón que les esté quitando el tiempo, queridos y gonocoquientos lectores…

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments