El virus y los alarmistas.

Este Mayo tan “amayado”

Se llegaba al 30 de abril y la base laboral de la SEP decía: “ya la hicimos compas, las vacaciones nos esperan”

Y era y es cierto. En las escuelas –una quincena antes- iniciaban los preparativos del día del niño, Primero de mayo, cinco, diez, quince y 23. La base magisterial realizaba “mil actividades” con tal de no entrar al aula: recitaciones, poesía coral, confección de piñatas, preparar la fiesta de las madrecitas, el desfile del primero de mayo (los charros y los democráticos) y el día de estudiante.

Hoy todo será distinto. Algunos aprovecharán la alta tecnología, invitarán a los niños para que prendan la tele a hora determinada para que vean la festividad vía digital con videos de juegos, canciones, piñatas, etc.

Lo mismo sucederá para el día de las madres, el día del maestro y del estudiante.

Hoy dará un vuelco la conciencia colectiva y los días señalados pasarán casi desapercibidos. Muchos familiares dirán: “qué bueno, ya la hicimos y me liberé de tanto regalo y compromisos” Los padres festejarán a los hijos sorteando mil vericuetos para llegar a las pocas tiendas abiertas. Cubre boca y guantes para comprar un regalo, con temor y angustia. Otros no se arriesgarán y harán lo que puedan en casa. El día diez, el quince y el 23, los festejos –pude ser- se realicen vía internet.

Los abuelos estamos solos sin hijos, nietos y bisnietos. Mi señora y yo como estatuas uno en cada sillón. En espera del hijo que viene, le dan la lista del manado y otra vez la soledad.

La sociedad se encuentra atemorizada por la información vertida: López Obrador, al inicio de la contingencia, se la pasó “comiendo tacos en fondas” y acudiendo a actos masivos. Nos hizo creer que el Coronavirus “nos haría los mandados”. Su vocero oficial de salud un día dice una cosa y otro día dice otra: “que no es necesario el cubre boca, que la pandemia se podrá sortear para los días últimos de abril, luego los primeros de mayo, y ahora hasta el 30 o primeros de junio” Y nosotros en medio de “los medios” y autoridades.

El gobierno federal no está en coordinación con los estados y el gobernador de aquí ordenó toque de queda y el virus no se cansa.

Mientras que Gabriel Camacho de mega noticias nos atemoriza más con declaraciones alarmistas y que rayan en la estupidez. Al principio nos “informó” que estábamos en segundo lugar nacional en muertes, cuando en televisión nacional ya se hablaba de muchos muertos. Nos imaginamos y nos acongojamos por “la cantidad” que habría en la entidad… ¿Qué necesidad de decir eso?  Otro día –sin salir del susto todavía- nos presenta imágenes de funerarias y sus ataúdes y nos “informa”. “las funerarias se están preparando para los muertos que habrá” Y sin salir de la congoja y susto nos lanza otra estocada: “en Jardines del Recuerdo ya se instaló el horno crematorio”.

Y la población ya no haya qué pensar. ¡Hasta cuándo terminará esta histeria colectiva?

Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Y mientras, los niños y su día treinta no será igual al del año pasado. Los charros del desfile del primero de mayo hoy no harán el ridículo y el gober no “les pasará lista”. Ignacio Zaragoza y su efímero “triunfo” no los recordará la historia. Las madrecitas esperarán mejores días. Los maestros no recibirán medallas y reconocimientos, al igual que la fiesta del Caimancito para los estudiantes…

Y se irá mayo, la federación y los estados entrampados, López Gatell “enmallado” en sus declaraciones fallidas.

 Y la sociedad mexicana con el Jesús en la boca.

Alea Jacta Est.- 30-04-20- Miembro de ESAC, en abrazo virtual.

¡Comparte!

* * *