Escribo olas.

Canciones y poemas (IV)

PERO MI CIUDAD NO SABE.          

( CANCIÓN )

Por los ojos de la estrella

fue cayendo la ciudad

vestida de mil luceros

se me fue brincando al mar.

No importa que yo la quiera

de allá me mira la ingrata,

ella sabe lo que busca

busca el cofre del pirata.

Y busca la centenaria

que se fue al fondo del mar

para poder encontrarse

retazos de soledad.

Pero mi ciudad no sabe

que en las canoas pesqueras

van tendidas por la proa

del pescador mil quimeras.

Caricias de rojos labios

de los amores primeros,

van también mil arrebatos

de agravios muy traicioneros.

Son pescadores errantes

que dejaron en la orilla

recuerdos del verbo amar

en una linda chiquilla.

Son pescadores errantes

que en la ciudad de la tierra

en una noche de amantes

buscan siempre quien los quiera.

De la mar y de la tierra

así mis ciudades son,

dejan barcos olvidados

cargados de mucho amor.

Dejan olas sin espumas,

salados y duros pechos

de bellas mujeres solas

arropadas en despechos.

De la mar y de la tierra

así mis ciudades son

dejan barcos olvidados

cargados de mucho amor.

Pero mi ciudad no sabe

que en las canoas pesqueras

van tendidas por la proa

del pescador sus quimeras.

YA NO SOMOS SOÑADORES.

                        ( POEMA )

Y aquí estamos peregrino de metal

a ciento treinta y un años de aquel estallido

que parió bolas de cobre

por las cuatro quillas del mar…

aquí estamos

el sudor de la mina

es ahora brisa de mar,

el negro fantasma de la mina

es ahora noche estrellada

en los sueños del calamar.

Somos, gambusino de ayer

los modernos pescadores del Bermejo…

no renegamos de la historia,

caminamos olas, arrecifes y recuerdos

de la otra ciudad

–la que se quedó en la orilla-

caminamos las calles de mi ciudad

que todas las noches se va al mar

                     a robar estrellas al firmamento.

Gambusino olvidado

en Santa Martha o San Luciano…

ya no somos soñadores

asaltamos las montañas

en el rojo vino del viento…

por la montaña del cielo

sigo cantando gambusino del silencio…

tengo otro patrón

pero sigo estando triste.

¡Comparte!

* * *