En casa del ciego, el tuerto es rey

Tuerto

En casa del ciego, el tuerto es rey. Dicho medio cruel, pero certero. Lo aplico cuando veo que en este estado carecemos de conocimientos de las leyes que nos rigen. Y muy pocos las conocen. Y esos pocos no hacen nada porque se difundan. Me ocupo hoy del tema laboral. Y es aquí donde el espíritu renovador llegó con fuerza, pero que por desgracia poco sabemos del impacto que tendrán estas nuevas disposiciones. Es decir las nuevas reglas del juego. Para darme a entender con ustedes amigos lectores les diré que si estos nuevos andamiajes legales que ya están en marcha y que desembocarán en una nueva ley laboral existieran desde hace veinte años en la entidad no hubieran desaparecido las grandes empresas proveedoras de empleo en cuyos conflictos laborales influyeron políticos o líderes sindicales perversos que contribuyeron al aniquilamiento. Me refiero a las maquiladoras, donde el gobierno pernicioso perredista se empeñó en desaparecerlas. Lo mismo con Aerocalifornia que tanta falta hace al estado y que también resintió la acción perversa gubernamental. Y qué decir de hoteles como Los Arcos y otras empresas gastronómicas que se acabaron. Ahora con las reformas aprobadas desde el dos mil doce, Las reformas al art 123 constitucional que entraron en vigor el 24/de febrero del 2017. Y la llegada en este mismo año de la nueva ley laboral nos presenta un panorama halagador que beneficiará tanto a trabajadores y empresarios. Y que además desmitificarla a esos líderes vivales o caciques perniciosos enquistados en organizaciones sindicales que se oponen a todo y que solo buscan sus provechos personales. Pero para que esto tenga un buen desenlace se requiere que se conozcan estos avances que hasta hoy están ocultos, cuando deberían ser del conocimiento de todos. Esperamos que se haga por parte de los órganos gubernamentales una amplia difusión.

Ese no es

Amo a las mujeres. Y ¿cómo no? si crecí rodeado de muchas. Pero muchas. En serio. Y de ellas, mi madre y mis hermanas las más queridas en mi infancia. Y después otras:  mis novias. Mi esposa Ely. Mis hijas. Y mi nieta. Esta última, Zamara que me trastorna todos los días. Tengo un recuerdo cuando una de mis tantas hermanas se casó con su esposo a la antigüita es decir: huyendo con él.

No digo su nombre por tres razones. Una, es muy brava. Segundo. Le tengo miedo. Y tercero no quiero herir susceptibilidades. Pero de que se fue se fue.

Y eso encolerizó a mi madrecita que rauda y veloz puso orden en casa. Y lo primero que hizo fue ir a la delegación a poner la denuncia correspondiente. Y después de hacerlo pasó a saludar a su compadre del alma ese gran señorón, don Rodrigo Peñúnuri de gratos recuerdos en La Toba. Era el delegado municipal.

Compadre. Hágame justicia. Tráigame y embóteme a ese desgraciado que se robó a mi hija. Y después le entregó santo y seña del sospechoso. A pocas horas llegó el señor delegado a la casa. Y le dijo: listo comadre. Tenemos al responsable. Vamos a que dialogue con él y le diga donde tiene a su hija.

Y ahí va mi madre llena de furia. Y ve al culpable muy triste y acongojado. Y le tira unos agarrones. Pero no lo alcanza. Y le grita. «Y mi hija» y éste le responde. «Yo no se. Hace tres meses que me dejó. Por uno que viene de Loreto a verla. Ya no es mi novia». Y el rostro de mi madre se transforma. Y le pide disculpas. Paga la multa. Y le implora al delegado. Suéltelo compadre. Este no es.

Y si. No era.

Vidas Paralelas

“La integración de las comunidades a la red carretera estatal es garantía de un mejor desarrollo y mejor futuro para las familias, porque mejora la comercialización de su producción e impulsa el crecimiento de la actividad turística”, señaló el gobernador Carlos Mendoza luego de supervisar la rehabilitación de la carretera Loreto-San Javier, una obra prácticamente concluida que da mayor seguridad al tránsito de los locales y a un creciente número de visitantes que acuden a este histórico lugar enclavado en la sierra de la Giganta…Saludo con afecto a Manuel Federico Morales, productor, locutor y politólogo que está de visita en esta gran capital. Viene de Insurgentes. Un fuerte abrazo hermano… Y con esto nos despedimos. No olviden: hagan el bien. Y sean felices.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.