Ante la imparable ola de violencia

Al Rojo Vivo / Muertos

Ante la imparable ola de violencia que se registra en estos momentos en esta ciudad de La Paz tenemos que decir que la pelota está en la cancha para que el señor Procurador lance la pelota. Es decir que nos de ya resultados. La sociedad exige y los espera. Y Lo digo porque hay dos cosas que a lo mejor el señor Palemón no las sabe. La primera: en nuestra ciudad no nos gusta ver cuerpos ensangrentados víctimas de las narcoviolencia y la segunda es ver que las calles de nuestro hermoso puerto se conviertan en campo de guerra. No más cementerios. Cuando se dio el nombramiento del maestro Palemón se registraron voces en contra y aquí en estas mismas líneas dijimos que había que concederle el beneficio de la duda y dejar que se sentara en esa silla de ese despacho de la Procuraduría y esperar un tiempo razonable para que nos diera respuesta a tantas inquietudes que tenemos como ciudadanos entre ellas los robos y de manera preponderante las ejecuciones las que en aquel momento se habían apaciguado. Pero hoy ya es tiempo de los resultados y es tiempo de un repunte de esta violencia maldita que nadie quiere, como no queremos esos resultados desiguales que arroja la lucha contra el crimen y las autoridades donde los criminales ponen los muertos y hasta hoy el gobierno pone los cintillos que alertan y que restringen el lugar de los homicidios y pone además las autopsias. Ya queremos que se detengan y se castigue a los asesinos que se desinhiba esa facilidad que tienen los sicarios para transitar por nuestras calles de manera complaciente y hacer sus maléficos agresiones con toda comodidad, sin que nadie los persiga sin que nadie los detenga. Ya es hora de resultados señor procurador y ya es hora que regrese la pelota con éxito con el mismo que esperamos que todos los ciudadanos encabezados por el propio gobernador hagamos de este tema el principal, que encabecen nuestras agendas porque todos vamos en el mismo barco en un estado violento como tiende a convertirse el nuestro en la solución de los agudos problemas económicos se hace más difícil, porque carecemos del principal impulsor que es La Paz social que es la mejor mercancía. Pero como están las cosas poco podemos ofertar.

Siguen

No terminamos el comentario de ayer de los pavorosos incendios y ahora tenemos el que creemos sea el mayor devastador. Este se da en el Sur cercano a la Sierra de la laguna donde los bomberos hacen mayor esfuerzo por lo que están solicitando mayor ayuda para controlarlo, según fuentes de aquel lugar afirman que, el fuego sigue sin control y ya van más de 200 hectáreas quemadas.

Tienen un viento con rachas de 40 km/h. por lo que están solicitando ayuda federal para controlar el fuego lo antes posible ya que podría llegar hasta la Sierra de la Laguna y controlarlo lo más pronto posible ya que se tardaría más de 30 años en recuperar lo quemado. Esto es hoy. Y el pasado fin de semana fue San Ignacio. ¿Y los ecologistas cuándo?

Vidas Paralelas 

Román Ramírez Hernández, es uno de los cinco amigos que me dio Dios.

Y dicen que a los amigos hay que quererlos y navegarlos como son. Es decir hay que aguantarlos en las malas y acompañarlos a disfrutar las buenas.

Me hizo varias. O mejor dicho muchas y todas se las aguanté por ese cariño que le tengo.

Era el año 1975 en La Toba. Mi pueblo de siempre. Nos colamos como pudimos a la presentación de la cantante vernácula Chayito Valdez en el Cine Estrella. Antes de la entrada triunfal de Chayito nos colocamos estratégicamente. Y va llegando la cantante. Y al tenerla cerca Román, le tira el agarrón a sus caderas. Le agarra con fuerzas. Y grita con picardía » hay mamita».

Y Chayito al verse agredida de esta manera poco ortodoxa de acariciar una cadera de mujer, por parte de Román, da el viraje y me pega una fuerte cachetada, » tómale» por grosero, me dice. Y sigue su camino hacia el escenario.

Abajo todo avergonzado me quedo sobándome el golpe. Y Román casi desmayado a carcajadas.

Se da la función. Y la disfrutamos. Y al salir me alejo de mi amigo pensé «no se le vaya ocurrir tirarle otro agarrón”.

Otro día les platico más de Román. Ahora radica en Ciudad… Y con esto nos despedimos no olviden: hagan el bien y sean felices.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments