De madrugada Esmeralda se lanza al agua y se sumerge en las profundidades

Al Rojo Vivo / Heroína

De madrugada Esmeralda se lanza al agua y se sumerge en las profundidades. Es una mujer buzo. Su oficio pescadora. A sus cuarenta y tantos años ha integrado una familia. Vive en la playa, pero también tiene una vivienda en el puerto. Este es Puerto San Carlos. La buceada es su fuerte. En la soledad de las aguas, disfruta las bellezas marinas y el peligro. Su cuerpo se extiende y sus grandes manos alcanzan almejas, arponea peces, el día ha sido bueno. Y esta es la rutina en la vida de esta mujer que ama el mar. Y a la gente. Es compartida y respetuosa. La gente de San Carlos la quiere y la respeta. Muy a la larga regresa al pueblo. Llega y vende sus productos. Y otra vez al mar. Su entorno casi salvaje. Pero la vida de Esmeralda como la de todos tiene sus sorpresas. Ese viernes de abril, estando en casa escuchó de la casa contigua fuertes sollozos. Estos crecían. Y cada vez se hacían más angustiosos. Salió corriendo hacia el origen de estos gritos y llantos. Y cuál sería su sorpresa que su vecino estaba ante el cuerpecito de Almita. El hombre llore y llore. Y de la niña salían leves quejidos. La menor de nueve años había sido violada por La Bestia. Esmeralda indagó causas y razones. Y con la misma agarró una sábana, toma a la niña moribunda y sale a la calle. Y cuando menos espera ya anda en hospitales en Constitución  clamando que le reciban a la niña. Lo logra. Y durante ocho días esta mujer se mantiene pegada a la camita de la niña. No quiere saber de nada. Tan cuidadosa de sus equipos de pesca, de sus lanchas y de sus carros. Se desentiende de todo. No come, no toma agua. No duerme. Y pide y pide atenciones para Almita que con su cuerpo destrozado lucha por su vida. Al noveno día, empieza la recuperación. La niña y su ángel guardián ven una luz en el túnel. Las condiciones de la menor son mejores. Esmeralda se recupera también. Empieza a dormir. Se turna con su esposo en esta noble acción. Hoy lunes les puedo comentar que este caso grotesco y criminal de una niña de San Carlos ultrajada por un animal- humano, va en solución. El desenlace es: La Bestia pronto estará en la cárcel pagando por su alevosía. La niña en franca recuperación. Ya tiene atención sicológica. Y en el mar, en ese inmenso mar del Pacífico bronco, otra vez como siempre se ve a Esmeralda sumergirse en las frías aguas, buceando, buceando su propio destino. Una mujer de acción que salvó una vida. Una luz que no se apagó por esa decisión de Esmeralda de afrontar la realidad, con acción. Sin miedos, como lo hace en las profundidades de ese mar sagrado.

Fugaz

El lenguaje de la fe y la esperanza se trabó. No más ilusiones de que con la llegada de Las fuerzas armadas la violencia en la entidad tendría un fin. No terminamos de aplaudir esta atinada decisión cuando la calle otra vez recibe un cuerpo caliente, masacrado por las balas asesinas. Y otra vez como muchas veces lo hemos dicho en estos dos últimos años: este problema de los crímenes, debe atenderse como un asunto de estado. Es decir con seriedad. Mientras esto no suceda no tendremos ni más treguas. Ni más paz. Y ya lo dicen nuestros políticos con un marcado acento cínico de que los ciudadanos ya están cansados de la inseguridad ¿ y? Muchas interrogantes hay en el escenario. Y muchos muertos en la calle.

Vidas Paralelas

El secretario general de gobierno Alvaro de La Peña Angulo, el caballero del buen vestir, desapareció del entorno. Ya no contesta el teléfono. Ya no se le ve por ninguna parte. Es decir esta súper blindado.  Amurallado… La elección del SNTE fue una buena noticia para los menos de 200 delegados que participaron en ésta. Pero no para los miles de maestros que pertenecen a este ex poderoso sindicato. Se eligió lo mismo que dañó la imagen en años pasados. Los mismos de un grupo que no abona nada a la recuperación del prestigio perdido. Los derroches de las cuotas, los escándalos sexuales en la misma sede y las compras de las queteco en San Diego seguirán. Y seguirán. No te acabes SNTE…Hoy estará en la clínica del IMSS Gildardo Rambao. Un pobre hombre que requiere atención médica de esa institución. Las anteriores incursiones han sido fallidas. Por eso con todo respeto pido a los directivos de esa clínica que le ayuden. Estaré al pendiente… Y con esto nos despedimos deseando lo mejor. No olviden: hagan el bien y sean felices.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments