Escribo olas.

Canciones y  poemas (VI)

REDES NUEVAS

CANCIÓN

Presente somos ahora

vivimos de pesca nueva,

montamos verdes canoas

y llenamos redes nuevas.

Luego me dejaron solo,

me llené de soledad,

sepultaron mi memoria

en notas de nueva historia.

Presente somos ahora

vivimos de pesca nueva,

montamos verdes canoas

y llenamos redes nuevas

Luego me dejaron solo,

Me llené de soledad, etc.

ESPARTACOS DE PIEDRA

 ( POEMA )

Te vi nacer Cachanía mía…

amé tu vestido de cobre

amarrado en la cintura de la escoria,

en los picos y palas de la mina….

tu vestido de cobre, amada centenaria,

en el Rosario vespertino de tu iglesia.

Te vi nacer Cachanía mía…

vi morir tus Grupos Mineros…

Lucifer, San Luciano, Santa Martha,

La fundición, sus obreros, tus mineros.

Te vi nacer, te vi sufrir infartos,

la mafia empresarial y sindical

y robar al minero sus derechos.

Los dedos ultramarinos

nos dejaron panteones llenos de cruces

y tus barcos fantasmas

anclados en la angustia.

Te vi nacer Cachanía…

ciento treinta y un años

cargando cruces y rosarios,

memorias viejas y pan del Boleo…

te niegas a morir

pero dejaste tu vestido de cobre

anclado en la historia sin historia…

Los viejos pasos mineros

nunca olvidaron su historia.

Espartacos de piedra

desempolvando sus recuerdos

en los panteones

de los viejos Grupos Mineros.

Si los hubieras visto cachanía mía…

 cómo arrastraban sus pasos,

de Ranchería al Parque Zaragoza

y luego a la plaza central…

si los hubieras vista cachanía mía

Y yo te vi nacer, te vi padecer…

pero hoy apestas a marisco podrido,

ya no tienes ojos de metal y cerro,

ya no tienes vestido de mina

ni el corazón de la fundición

cuenta los latidos del pueblo.

Hoy tienes ojos de canoa y mar,

ya no hueles a cobre y ceniza de carburo,

hoy hueles a marisma y salitre,

a sargazo y lama,

el patrón de hoy no tiene piel rosada

ni ojos azules…

el patrón de hoy tiene

ojos rasgados y negros…muy negros…

pero igual que ayer

el patrón de hoy, el patrón de hoy

huele a explotación y miseria.

Hace unos años,

Cachanía mía

despertaste de tu sueño centenario

y te hablaron

de millones de dólares canadienses,

palas mecánicas por picos y palas,

botas canadienses por mineros descalzos,

tecnología de punta, teodolitos satelitales.

¡Despertaste eufórica!

cantaste y gritaste,

corriste por los arroyos

anunciando tu nueva minería.

Muy luego te cambiaron

por la moneda coreana

que ahora es tu patrón,

pero ayer como hoy

no llega tu redención…

 

 

¡Comparte!

* * *