Blanco y Negro

Ah, la bendita política. Hubiera visto ayer, en el Congreso, a Carlos Mendoza Davis y a Isaías González Cuevas, a punto del abrazo.

Y es que así son los políticos y así es la política. Se pronuncian discursos feroces y, finalmente, terminan en un apretón de manos y una disculpa.

Carlos Mendoza se ha convertido en el enemigo público número uno de los priistas y del PRI. Qué tardaremos en verlos conviviendo alegremente.

Los políticos son unos en las precampañas. Son otra cosa en campaña y, por último, son una cosa muy diferente cuando han concluido las campañas.

La política se justifica golpeando al enemigo y sonriendo, unos frente a otros, en un círculo vicioso.

Tú me pegas, yo te pego, todos nos pegamos unos a otros, pero al final de cuentas todos son lo mismo. Unos canijos bien hechos.

Claro que hay de políticos a políticos. Hay caballeros de la política y damas de la política. Desgraciadamente son una especie en peligro de extinción.

Ángel César Mendoza, por ejemplo, es un caballero de la política. Jesús Murillo Aguilar es otro. Alberto y Liceaga, serían otros ejemplos.

Desafortunadamente pocos quedan ya de esa categoría. Ojalá que las nuevas generaciones de políticos sepan, aprendan y ejerzan la política-política.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
antichinola
antichinola
7 years ago

Yo no diria unos canijos yo diria unos kavrones!!!