Blanco y Negro

Raúl Zavala

 López Ladrador está muy en la onda de los Juegos Olímpicos: lo más rápido, lo más alto y lo más fuerte.

 Rapidísimamente se enteró y protestó por la pérdida de la presidencia de la república.

 Como todos sabemos, pegó el grito en lo más alto del cielo, creyendo ilusamente que con eso arreglaría las cosas.

 Fue el grito más fuerte, la protesta más fuerte, la más fuerte inconformidad y el segundo ridículo más fuerte en México.

 Aunque también podríamos vincular a López Perdedor con lo que también está de moda en México y en EU: rápido y furioso.

 Aunque usted no lo crea los señores diputados locales están de vacaciones. Pobrecitos. Trabajan mucho y se lo merecen.

 En los niños, la chamba se conoce como “cerillitos”. En los adultos mayores podría llamarse “lámparas de petróleo”.

 Dicen que un día, Leonel Cota decidió pedir perdón a todas las personas que ofendió. Aseguran que pidió el directorio telefónico.

 Y que alguien le preguntó si, de una vez le acercaba el celular, donde tenía otros pocos de números.

Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments