Blanco y Negro

Raúl Zavala

 Leonel Cota fue un pésimo gobernador. Y de eso hay miles de testigos a lo largo y ancho de Baja California Sur.

 Leonel fue un malísimo Presidente Nacional del PRD. Muy mal diputado federal y un malísimo alcalde.

 Pero no sabíamos que era un mal boxeador. Hasta que Jorge Ramírez lo noqueó en las afueras de su rancho (de Jorge) el pasado fin de semana.

 Resulta –dijo la mitotera– que Leonel fue a echarle bronca a Ramírez por causa de unas despensas, como dicen los corridos.

 Y es que a Leonel le dio por imitar a Elliot Ness cuando perseguía a Al Capone en la Gran Recesión de los EU.

 Nomás le faltó la metralleta Thompson y la gorrita de detective para detectar a personas que recibieron despensas.

 Localizados los peligrosos delincuentes que recibieron esas despensas, les atravesaba el carro como Los Intocables.

 Luego, sintiéndose el Llanero Solitario, llamaba a los ministeriales y los entregaba a la justicia.

 Qué triste papel el de Leonel Cota de terminar en un persecutor de quienes no cometieron ningún delito, porque recibir una despensa no es ningún delito.

Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
Inline Feedbacks
View all comments