No son mayoría en el H. Cabildo de Los Cabos

En Los Cabos, la oposición marca la agenda municipal

oposicion

No son mayoría en el H. Cabildo de Los Cabos, pero son los que marcan la agenda edilicia y corrigen la plana a la mayoría panista que está pagando su novatada de ser, por primera vez, Gobierno en el destino turístico cabeño.

Se trata de los regidores Jesús Flores Romero y Samir Savín Ruiz, el primero del PRI, el segundo emanado de las izquierdas PRD-PT-Movimiento Ciudadano. Cuando uno de ellos toma la palabra en las sesiones de Cabildo, los demás callan, escuchan con atención y toman nota.

En la última sesión de Cabildo la edil panista Ramona Peralta Zumaya les hizo un público reconocimiento, “ustedes si tienen experiencia, están bien documentados y saben lo que dicen”, les dijo.

Cuando se quieren apartar de la ley, ambos regidores se han dado a la tarea de corregirlos. Al inicio de la administración municipal el presidente municipal Arturo de la Rosa se negaba a realizar la consulta ciudadana para la elección de los delegados.

Los regidores de su color lo secundaron pero Jesús Flores con la ley en la mano les demostró que no era un capricho del alcalde en turno, sino una disposición legal que se tenía que cumplir.

A regañadientes, tuvieron que lanzar la convocatoria y dejar que la ciudadanía cabeña eligiera a sus autoridades delegacionales. Este ejercicio democrático que se realiza desde que Los Cabos se convirtió en municipio libre y soberano, ocasionó el rompimiento entre el diputado federal Ernesto Ibarra Montoya y de La Rosa Escalante.

Igual ocurrió con la hoy conocida “Ley Mendoza”, fue el regidor Samir Savin Ruiz quien alzó la voz y obligó que el Secretario de Finanzas del Gobierno del Estado, Isidro Jordán Moyron, compareciera ante el Cabildo y explicara con detalle los alcances de la reforma fiscal que despojaba al ayuntamiento del cobro de los servicios en el Registro Civil, Registro Público de la Propiedad y el Comercio y el Registro Público Vehicular.

Aunque no se logró frenar la citada “Ley Mendoza”, los regidores de oposición obligaron que los diputados por Los Cabos, Guadalupe Saldaña, Sergio García Covarrubias y Eda Palacios Márquez, se comprometieran a vigilar que los recursos sean regresados al municipio.

Tanto Jesús Flores como Samir Savín, ante el silencio de los ediles panistas, exigieron certidumbre para la base laboral que con la reforma fiscal dependerían del Gobierno del Estado. Al día de hoy, sus salarios y prestaciones están a salvo.

La última corrección de plana fue el Plan Municipal de Desarrollo, desde el 28 de enero ya lo tenían listo y en conferencia de prensa el regidor del PAN, Celestino Atienzo, anunció que sería aprobado por el Cabildo.

De nueva cuenta la oposición salió al quite y alertó que la normatividad exigía foros ciudadanos, que el contenido tenía que emanar del pueblo y no de los escritorios de funcionarios o consultorías.

Aunque de manera atropellada, el Gobierno municipal encabezado por Arturo de la Rosa Escalante tuvo que convocar a foros de consulta pero fue tan acelerado el proceso, que menos del 1% participó en los mismos, dejando muy endeble (políticamente hablando) el citado Plan Municipal de Desarrollo.

Con este recuento de hechos, queda claro que no se requiere ser mayoría en el Cabildo para marcar la agenda municipal, obligar el cumplimiento de la legalidad y recordarles a los que hoy detentar el poder público, que tienen que cumplir lo que pregonaron en campaña.

A los regidores y síndica del PAN, la lección es clara, el silencio y la sumisión no ayuda. El alcalde requiere de equilibrios y de contrapesos, no de simples comparsas. De seguir por el mismo camino, las consecuencias, al final del camino, serán funestas.

Quieren ejemplos: Guillermo Padrés Elías, hoy gran parte de su gabinete está en la cárcel, otros tantos amparados y el otrora poderoso gobernador del PAN de Sonora, amparado porque la mano de la justicia está por alcanzarlo.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments