Se sabe que un total de siete empresas monopolizan las necesidades de Exportadora de Sal

Balconeando / Fraude Nipón

Se sabe que un total de siete empresas monopolizan las necesidades de Exportadora de Sal de Guerrero Negro para colocar su producto en el mercado internacional. Esto desde buques cargueros y afianzadoras económicas para el traslado de la sal, pasando por instituciones bancarias donde se realizan todos los pagos y depósitos que conforman un entramado por demás oscuro. Lo curioso es que todas pertenecen o están asociadas directamente al grupo Mitsubishi.

Sí, se trata de Mitsubishi Co. y sus filiales Nippon Yusen Kabushild Kaiha -empresa que opera la Logistica- y Tokio Marine & Nichido Fire Insure Co. Ltd – empresa que asegura los Buques- las cuales comparten accionistas. Y la operación se consuma con otras de sus subsidiarias, entre ellas, la naviera Baja Bulk Carriers; la Naviera MOL, y The Bank of Tokio-Mitsubishi UFJ Ltd.

También hoy en día queda al descubierto que todos los contratos que permiten el traslado de la sal desde Isla Cedros -en Baja California Sur- hacia los destinos comerciales, los fue obteniendo en los últimos seis años Mitsubishi Co. disfrazando su participación a través de siete compañías. Y curiosamente también ha ganado adjudicaciones directas para la construcción y operación de los buques cargueros.

Y es que los más de mil millones de dólares que gana Mitsubishi al año los obtiene a partir de la red de empresas que ha tolerado la Secretaría de Economía.

Por ejemplo, Baja Bulk Carriers es la empresa transportadora de sal que dirigen funcionarios mexicanos y japoneses en partes iguales, y sistemáticamente se otorga adjudicaciones a las empresas del Grupo Mitsubishi, es la conclusión a la que ha concluyó la Unidad de Transparencia de la Auditoría Superior de la Federación al revisar la Cuenta Pública 2015, lo que significa que se beneficia irregularmente a uno de los socios de BBC y por lo que recibe como pago entre 13 y 15 dólares por tonelada de sal transportada..

Otro dato que ha salido a la luz pública es que de acuerdo a los contratos, en tan sólo un año -de 2010 a 2011- se incrementó en un 61 por ciento la contratación de Baja Bulk Carriers con NYK Group, en la cual participan ocho empresas tenedoras de Mitsubishi Corporation.

Para el año siguiente, -o sea en 2012-  la Auditoría Superior de la Federación documentó que entre NYK y la Naviera MOL, les fueron adjudicados por BBC el 78 por ciento de los contratos más altos para el traslado de la sal, y el 22 por ciento de los convenios restantes se dividió entre cinco proveedores más, todos ellos relacionados con la matriz japonesa.

En las conclusiones que emitió hace unos días la Auditoría Superior dela Federación, establece que al existir asignaciones directas a empresas del grupo Mitsubishi se incurre en un conflicto de interés, y ello se demuestra a partir de un personaje, del que no menciona el nombre, pero que se trata de uno de los funcionarios del corporativo, quien aparece en todas las empresas vinculadas a los japoneses y a Exportadora de Sal, con cargos ejecutivos que le permite la toma de decisiones en cada una, por lo que posee información privilegiada.

Por si fuera poco, los documentos revelan que tampoco se respetaron las reglas de contratación. El acta constitutiva de BBC obliga a que las contrataciones mayores a 25 mil dólares, sean votadas por el Consejo Administrativo, pero ninguna de las adjudicadas a las empresas de Mitsubishi, para el traslado del oro blanco mexicano fue respetado este procedimiento. ¿Qué tal con los nipones?

Al ser una práctica recurrente el asignar de manera directa los contratos para que navieras transporten la sal, de facto se deja fuera a las empresas mexicanas que ofrecen menores costos de hasta un 20 por ciento por debajo a las tarifas del corporativo japonés, como ocurrió con la empresa Infood.

Esta forma de operar, otorgando contratos más caros y de manera exclusiva a Mitsubishi para la distribución y venta, ya fue observada por la Auditoría Superior de la Federación desde hace dos años, cuando emitió sus conclusiones sobre la Cuenta Pública 2013, y nuevamente incluye esta anomalía en su informe 2015 porque ESSA no ha cambiado la operación.

La Compañía Exportadora de Sal no ha atendido la recomendación de la revisión de la Cuenta Pública 2013, relativa a modificar el Contrato ESSA-MIC comisiones /ventas de sal, a fin de establecer condiciones equitativas con sus distribuidores exclusivos para acceder a mercados finales y buscar alternativas de comercialización con clientes potenciales.

Así que es momento que el Gobierno del Estado de Baja California Sur exija la intervención de manera inmediata de la Federación antes este asunto, pues es millonaria la defraudación y pérdida que afecta por ende las arcas públicas de la entidad.

¿Se pondrán las pilas los gobernantes sudcaliforniano? No lo sé, pero mientras algo ocurre al respecto quien esto escribe mejor seguirá Balconeando. . . 

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments