Son los niveles de sequía más altos de los últimos 20 años.

Agua, bomba de tiempo en Los Cabos

Advierte la Nasa a México, sobre lo que millones de habitantes ya sabemos. Padecemos una constante sequía en diferentes magnitudes, que afecta al 87% del territorio nacional. Y amenaza con empeorar.

Son los niveles de sequía más altos de los últimos 20 años.

En Los Cabos, este fenómeno se ha convertido en un padecimiento crónico, agudizado por la ineficiencia, opacidad y malos manejos del organismo operador de agua potable (OOMSAPAS)

 Administración tras administración municipal, los vicios e ineficiencias se repiten en perjuicio de las inversiones inmobiliarias y la población que tiene que suplir la carestía de agua en las tuberías, comprándola en pipas, para regocijo de los que acaparan esas concesiones, quienes lucran con la necesidad, sobre todo de los sectores más vulnerables de la comunidad.

Se acaba de anunciar que finalmente la empresa “La Peninsular” ganó la licitación para la construcción de la nueva planta desalinizadora con una producción de 250 litros por segundo, que se espera vendrá a paliar en parte la falta de agua. Poco o nada se dice de los otros concursos que tienen que ver con el saneamiento de la red de distribución y la construcción de nuevos acueductos e infraestructura para la eficiente distribución de lo que produzca la nueva desalinizadora.

Este proceso de licitación ha estado plagado de irregularidades, como ya es costumbre que ocurra con nuestras autoridades, y la opacidad es la reina de los procesos administrativos.

 Resultaría más sencillo lograr que Félix Salgado Macedonio se declarara culpable de violación que las autoridades municipales abran a la luz de la opinión pública los manejos del OOMSAPAS, incluidas las licitaciones de las nuevas obras.

La problemática del agua en Los Cabos históricamente ha sido el gran negocio de algunos políticos quienes son los que mayormente se han beneficiado con el manejo de este recurso. Porque no es solamente el tema de las concesiones de las pipas, sino de permisos, tomas clandestinas, e irregularidades diversas para otorgar factibilidades de agua, y una interminable lista de pillerías que han plagado de escándalos a ese organismo.

La cantidad de directores que han pasado por este sitio es inconcebible, la mayoría de ellos pobremente calificados para desempeñar tan importante cargo. Principalmente sus méritos han sido el de ser cuates, compadres, parientes o cómplices del presidente municipal en turno, hasta hoy.

Con la sequía que nos amenaza, aunada a la ineficiencia y falta de transparencia imperantes en la administración municipal, es de esperarse que de poco servirá la nueva planta desalinizadora, especialmente cuando las mismas autoridades municipales reconocen que se desperdicia o se roban más del 40% del preciado líquido.

Estamos frente a una bomba de tiempo que ya comenzó su cuenta regresiva.

El crecimiento de Los Cabos estará íntimamente ligado a su disponibilidad de agua potable, y la supervivencia digna de la población está ya comprometida.

Urge un cambio de estrategia en relación con este problema y que se quite el manto de opacidad que se ha puesto sobre el OOMSAPAS y deje de ser la caja chica de los presidentes municipales.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments