La reunión que sostuvieron los legisladores panistas en la cámara alta del poder legislativo es, primeramente, una burla a la soberanía.

He dejado de lado, un poco, la escritura política y, he dado paso, a la reflexión, que es, pues, más importante.

Ahora, lo que aturde al país -sobre todo a los estados y las partes más politizadas y con un mayor desarrollo de la categoría “sociedad civil”- es la relación del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Español “Vox”, que es, ni más ni menos, de ultraderecha en el espectro ideológico; se opone, como ningún otro partido español, a la conquista de derechos de los grupos LGBT+, a la despenalización del aborto, al Estado de Bienestar y a lo que según ellos, al avance del socialismo/comunismo en el mundo y, por supuesto, en México y que devino en la Carta de Madrid.

La reunión que sostuvieron los legisladores panistas en la cámara alta del poder legislativo es, primeramente, una burla a la soberanía de este poder autónomo y una consecuencia política devastadora para Acción Nacional: una más dentro de la crisis política que arrastra desde 2018 y ciertas decepciones y divisiones dentro del partido.

Sin embargo, lo que me interesó, quizá un poco más, ha sido que dentro de los invitados de Vox estuvo el politólogo -conservador, o “libertario, como se dice llamar, que es la misma cosa en la praxis- Agustín Laje. Laje se ha hecho famoso durante los últimos años por su postura política y por ser un gran comunicador político y, por si fuera poco, un intelectual de derecha. Ha debatido con otra libertaria -conservadora (en el espectro ideológico) y politóloga para acabar- Gloria Alvarez. Si bien, ambos han tenido divergencias en torno a los temas sociales más importantes: el movimiento LGBT+ y el feminista, ambos trabajan para la derecha internacional.

Lo peculiar -quizá no tanto- es el hecho de que Laje conoce y lee -como buen politólogo- a autores de izquierda: desde Marx pasando por Gramsci, Bordieu, Foucault, entre otros. Es curioso que su entendimiento de Gramsci, sí, Antonio Gramsci, el teórico y revolucionario italiano que, vaya la ironía, fue comunista y el segundo intelectual europeo más importante después de Lenin, sea leído por Laje. Para ser más críticos, ha hecho una buena lectura del sardo, pero que tergiversa en favor de su posición política.

Gramsci, desde años ha sido leído por la derecha, sobre todo, para un entendimiento de la izquierda, y sus intelectuales han analizado y escrito como divulgación política hacia sus cuadros, etc., a estos autores consagrados, por así decirlo, dentro de la izquierda.

Lo mismo sucede con Michel Foucault, teórico francés de escuela alemana, famoso por su concepción del “poder” y sus relaciones de esta, y por su “Historia de la sexualidad” donde pone de manifiesto las prácticas sexuales a lo largo de la historia y su relación con el poder. Foucault, funda, la escuela de la “biopolítica”, que es, a “grosso modo”, el control gubernamental hacia el cuerpo: la gestión de la vida (en términos vulgares).

Estos pensadores, contrahegemónicos y revolucionarios, es utilizado en pro de los intereses de la derecha internacional, sobre todo, para entender, según ellos, el control de la natalidad y su relación con la toma de decisiones de su cuerpo de la mujer y las personas gestantes. Los actores de derecha y sus intelectuales, están haciendo todo lo posible para liquidar, política e ideológicamente, desde su seno, a la izquierda.

Esto, resulta de una gran lección para los militantes y simpatizantes de izquierda: tenemos que leer y releer y seguir leyendo a los autores de la derecha. Tenemos – como su deber ser- que constituir una hegemonía política de izquierda. La izquierda, como nunca antes, tiene que trabajar política e ideológicamente para conquistar esta hegemonía y para atraer, electoralmente, a todos los que no compaginan o están indecisos con la izquierda.

* Nery Hernández Ortiz, Politólogo por la Facultad de derecho y Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments