No habrá desvío de recursos federales a campañas políticas