Nada boyante, las ventas el día de las madres

Luis Sandoval

El Sr. Apolonio es originario del Estado de México y tiene diez años consecutivos viniendo cada 10 de mayo y Día de Muertos  a vender  flores artificiales para llevar al panteón.
El Sr. Apolonio es originario del Estado de México y tiene diez años consecutivos viniendo cada 10 de mayo y Día de Muertos a vender flores artificiales para llevar al panteón.

Desde 1922 en nuestro país el 10 de mayo es el día para celebrar a las madres. Son pocos los que no identifican esta fecha como importante, la verdad es que en esta celebración hay mucho que tiene que ver con comprar y decir cosas bonitas. En otras palabras el 10 de mayo es un día en el que aprovechamos expresarle algo a nuestra Mamá, (redundando: Mami, Mah, Jefa, Madre o Progenitora). Pero al mismo tiempo  el comercio se consuela, pues hay muchos hijos e hijas que buscan un obsequio para regalarle a “quien los trajo a este mundo”.

Cuando hablamos del verbo regalar podemos estar en dos partes del plano, a) ser  quien regala o b) ser a quien se le regala. Existe una tercer categoría que consiste en quien regala y al mismo tiempo se le regala algo, esto quiere decir que esta persona es mamá e hija a la vez. En esta forma es en la que el mercado es grande, pocos quedan exentos. Yadira, madre de dos hijos, dice que este año sabe que recibirá algo  sencillo de parte de su esposo e hijos ya que el dinero no se ha movido mucho.

Aun así, en San José del Cabo se otorgaron 14 permisos para vender  regalos para mamá en la vía pública. Ildefonso Avilés, jefe de Inspección Fiscal dijo que estos permisos son tramitados con días de anticipación y tienen un costo de $149 por dos días y $224 por tres. Además comentó que para esta fecha arman un operativo especial para evitar que se instalen vendedores sin autorización.

El Sr. Apolonio es originario del Estado de México y tiene diez años consecutivos viniendo cada 10 de mayo y Día de Muertos  a vender  flores artificiales para llevar al panteón. Dentro de la variedad que ofrece hay arreglos que van desde los $30 hasta los $200. Este año invirtió aproximadamente $30,000 en mercancía y dice que probablemente no logre recuperar todo, ya que afirma que las ventas están bajas comparadas a las del año pasado.

Por otro lado don Juan tiene una florería  y dice que cada día se vende menos y no sabe que hacer porque “las cosas están canijas”. Comenta que, a diferencia de los vendedores ambulantes, él paga renta, luz, teléfono,  impuestos y lo que resulta de tener un negocio formal. Afirma que hay una competencia desleal por los que vienen de fueras sólo dos o tres días a vender.

Es evidente que, aunque  hay muchas madres que esperan un regalo, las cosas no están tan boyantes para despilfarrar dinero. Estonces hacemos uso de la creatividad y el ingenio para regalar algo “bueno, bonito y barato”, y seguro al final del día reflexionaremos que “a las madres se les debe celebrar todos los días y no sólo el 10 de mayo” y que “es mejor regalar afecto no comprarlo”.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments