Prisma Mulegino / Un libro que todos debemos leer

Quizás el nombre Guillermo Castro Miranda no les diga nada. Quizás el apodo “Memo Playa” les diga menos; pero quizás después esta pequeña historia muchos quieran saber de él y de su obra. El siglo XXI apenas iniciaba. Los festejos de su llagada aun hacía eco en nuestros oídos. Habían caído por su propio peso todos los ritos y leyendas sobre la desaparición de nuestra especie, el colapso de la tierra –ya en proceso-, y todas esas  profecías y eventos futuros encabezadas por el médico, consultor y astrologo provenzal de origen judío, Michael de Nótre-dame, mejor conocido como “Nostradamus”.

Un día de tantos en la apacible paz de mi hogar alguien llamó a la puerta. La abrí con desgano pues era demasiado temprano y aun no lograba despertar del todo. Frente a mí, un hombre alto, ya entrado en años, espigado, pintando canas y con su sombrero de palma en la mano quién no sin antes presentarse -me dijo: quiero aprender a escribir; he leído sus artículos y, quiero aprender a escribir” –insistió.

“Pero, Señor, yo no soy escritor, apenas he escrito un par de cuentos; ¿qué podría hacer por usted? –le respondí con toda honestidad y, él, insistió en que me buscaba porque quería aprender a escribir. Caí en la cuenta que ese hombre de piel curtida, de ojos pequeños y presencia agradable, no se iba a ir sin una respuesta convincente. “Lo que me han enseñado es que para escribir, hay que leer, y leer mucho, sobre todo los clásicos”, -apenas atinaba en decirle- cuando él ya tenía una respuesta: “pero yo no tengo libros, la verdad no se de autores, de clásicos y todas esas cosas” –me dijo con una honestidad que doblega a cualquiera.

Saqué de mi pequeña y modesta biblioteca una antología cuentos de quién es considerado unos de los mejores escritores de cuentos de la historia, Antón Páblovich Chéjov, “El Coronel no tiene quién le Escriba” del nobel de literatura, Gabriel García Márquez y “Relatos de un Náufrago, entre otros, que sumaron cuatro volúmenes. “Léalos –le dije- y practique su escritura, dele rienda suelta a su imaginación –que después comprobé es infinita-, y cuando los desocupe los trae para darle otros” –pensando honestamente que el señor de sombrero de paja y de mirada lúcida, jamás volvería.

Afortunadamente me equivoqué, porque desde ahí  inició una amistad que no acaba por terminar aunque las ausencias se tornen cada día más largas.

Guillermo Castro Miranda o, “El Memo Playa”, como conmigo se presentó; volvió a la semana con los libros bajo el brazo y con la petición de publicar en el Diario “El Forjador” -del que era corresponsal- sus crónicas que, en lo personal, me encantaron. Publicamos toda la zaga de cuentos cortos y relatos donde recorre su vida desde su infancia, su adolescencia y su madurez con una espectacular facilidad que sorprende y atrapa al lector –sueño de cualquier escritor-, con sus textos y sus contextos y, que después, se convertiría en su primer libro. “Memorias de un Cachanía”.

El pasado jueves 9 de mayo, “Memo Playa” –como además le gusta que le llamen -quizás por alguna fijación pueril-, presentó su nuevo libro: “Historias de un pescador”, donde hace una reflexión de las “matazones”, como él las denomina, de especies marinas en el Golfo de California –que, dicho sea de paso, comparadas con la depredación y el ecocídio que por años han realizado embarcaciones extranjeras son “pecata minuta”-, todo con su especial estilo, con su narrativa transparente, sutil y creativa.

“Historias de un Pescador”… un libro que todos debemos leer.

Mosaico político

Esto dijo el Alcalde Mulegé en su informe: (… también quiero resaltar que se construyó la red de agua de agua potable en la Bocana y Punta Abreojos con una inversión superior a los cinco millones de pesos… Esto dicen los habitantes de Punta Abreojos: “pues aquí sólo pusieron la red de agua potable a las pocas casas que le faltaban, porque la red ya existía en todo el pueblo y aún no han enterrado las zanjas… para tres meses la construcción de la biblioteca “Mahatma Gandhi” en pleno corazón de Santa Rosalía y no se le ven avances… 25 millones de pesos costo en andador costero a los muleginos… y,  ¿saben quién construyó todas estas obras? … El Grupo Liera, constructor estrella de la actual administración municipal… el mismo grupo que aún no cumple con el cárcamo de bombeo del barrio El Retiro, en la Colonia Cuauhtémoc de este puerto y mineral…  “La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir”. Camilo José Cela (1916-2002) Escritor español.”