Prisma Mulegino / Caravana con sombrero ajeno

Santa Rosalía, Baja California Sur.- Los noventas estaban en ciernes. Recuerdo que después de haber trabajado día y noche en el malogrado Proyecto “Fundición del Pacífico”, por invitación del arquitecto Edgar Domínguez, nos fuimos a Isla San Marcos –mi tierra- a ocupar su vacante en la rehabilitación del muelle de embarque del lugar, para después de ahí y unos meses en la oficina de Obras Públicas del Ayuntamiento de Mulegé, tuviéramos la oportunidad de trabajar en el Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO), en el área de infraestructura rural, siendo esta paraestatal  quien ejecutaba las obras rurales hasta 1996, para que después la federalización –tan boga en ese tiempo-, derivara la responsabilidad a los estados y, a nosotros, nos indemnizara.

Uno de los proyectos más interesantes en el que nos tocó trabajar –aparte del cambio de sistema de riego en el Ejido Díaz Ordaz, la construcción de varios módulos pecuarios, represas, y adecuaciones de cientos de metros de sistemas de riegos en todos los ejidos de Municipio de Mulegé, etc.-, fue la construcción de once presas filtrantes de gavión en la cuenca del Rio Mulegé.

Las presas tuvieron su duración como cualquier infraestructura, se azolvaron, pero igual cumplieron con su vida útil y, sobre todo, cumplieron con su objetivo técnico, que era la conservación del suelo y el agua de esa impresionante cuenca.

Era parte del Plan Hidráulico Estatal, el cual fue concebido en el gobierno priísta de Alberto Andrés Alvarado Arámburo y, aunque éste ya no gobernaba, el gobernador en turno, siguió alentando ese tipo de infraestructura porque  eso era lo que en ese momento la Heroica Mulegé necesitaba: conservar su suelo y su agua.

Después vinieron los gobiernos perredistas, abandonaron el Plan Hidráulico y, la cuenca de Mulegé, se convirtió en una estela de desgracias.

Lo anterior viene en relación a una nota-boletín del XIV Ayuntamiento de Mulegé publicado en diferentes medios de comunicación y donde textualmente dice: (…Agregó el alcalde mulegino que hace unos meses se platicó sobre la necesidad inminente de este proyecto «con el amigo diputado, Gerardo Gaudiano, y hace un par de semanas, en reunión para revisar otros asuntos de no menos importancia con el director local de la Conagua, nos dimos cuenta de la coincidencia que trae esa institución con nuestro proyecto; y en horabuena, decidimos empujar juntos para hacer realidad esta obra».

Como siempre, un gobierno perredista, haciendo caravana con sombrero ajeno.

Y decimos “haciendo caravana con sombrero ajeno”, porque después de los embates que ha sufrido esa comunidad con los huracanes John y Jimena, han sido los propios ciudadanos de esa heroica comunidad, quienes se han dado a la tarea, ahora sí, de empujar para que en esa cuenca se realizarán los estudios pertinentes primero, se dictaminará la factibilidad y, después se localizaran el sitio o los sitios donde se alojarán la o las presas que se vayan a construir.

Al parecer estas serán dos –aunque se hablan de varias más- y, bueno, no serán filtrantes como se construyeron en los noventas, sino almacenadoras de agua, lo cual dará, eso sí, un empuje al desarrollo agrícola y turístico de la Heroica Mulegé, la protegerá de las grandes avenidas de aguas – que se  suceden ahora en muy corto tiempo- y, de paso, podrá apoyar el desarrollo turístico también de la zona de Bahía Concepción.

La inversión podría llegar hasta los 400 millones de pesos y es casi un hecho que se programen estas obras para el ejercicio fiscal del 2014, dando fruto así, a la lucha de los ciudadanos de la Heroica Mulegé quienes han sido los incansables promotores de su salvación.

Mosaico Político

Una disculpa por iniciar el artículo anterior en primera persona… está hecho así por la participación directa que tuvimos en ese esfuerzo y, de antemano, sabemos la consecuencias éticas que tiene el hacerlo… pero también es una respuesta a quienes vienen de otros lugares procedentes de gobiernos perredistas ya odiados por el pueblo sudcaliforniano a –literalmente-“saquear lo nuestro” y nos acusan a los muleginos de no saber trabajar por nuestra tierra… ¿Será civilidad o entreguismo o falta de solidaridad a quienes votaron por ellos y en contra de quien gobierna Mulegé que, sus representantes populares y funcionarios de los partidos políticos –léase PRI y PAN-, todavía vayan y les aplaudan a sus informes a quien a vejado a su pueblo?… Ustedes tienen la respuesta y este espacio para responderla… Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje. Aldous Huxley (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.