El tirano -nos decía un antiguo maestro-, es como el dictador

Los motivos de Bruno

Santa Rosalía, Baja California Sur.- El tirano -nos decía un antiguo maestro-, es como el dictador; son dos personas iguales porque los dos abusan del poder, de su autoridad y, tratan con dureza a los demás –insistía. Abusan de su superioridad o de su fuerza en cualquier terreno y especialmente, imponen ese poder y superioridad en grado extraordinario. Y para conservar su poder, dan todo el crédito al mediocre y todo el apoyo a quien menos oportunidad tenga de llegar al poder que ostentan. Eso nos decía nuestro viejo maestro de Historia Universal Contemporánea en aquellos años de bachillerato.

Nunca como hoy había visto algo tan semejante… tan símil.

A fines del año pasado había comunicado –a quien corresponde- su renuncia. Esto se supo en los corrillos políticos: “El ameritado Médico Cirujano Bruno Mayoral López se va de la administración municipal donde ha fungido como Secretario General de Gobierno durante tres años –decían todos quienes viven y comen en ese mundillo”. A todos les preocupaba su retiro de una barca siempre en zozobra, menos a quien se supone va al frente de ella.

Hay quienes aseguran que solo le pidieron tiempo, pero nunca se lo tomaron en serio, hasta que el médico –literalmente- tronó.

Bruno Mayoral López, quizás el mejor activo político-social que tenía el XIV Ayuntamiento de Mulegé y el mejor aliado del Alcalde Guillermo Santillán Meza durante la travesía que duró más de tres años, desde hace unos días, dejó de ser el segundo de abordo de este barco en zozobra.

¿Los motivos? Quizás Mayoral López nunca los diga debido a que es un hombre de ética, pero existen lecturas muy claras que se fueron leyendo durante su accidentada travesía y, desde que abordo una nave, prácticamente yéndose a pique.

Fue –Mayoral López_ quién dio la cara en todas las ausencias del itinerante Alcalde. Fue también quién dio lo cara ante los empleados –compensados- que estuvieron cerca de dos años sin sueldo. Lo representaba ante todos los eventos; no había uno al que el médico faltara y, todavía, lo defendiera de sus ausencias. Para el Alcalde era su mejor carta ya que, Bruno Mayoral López, venía de una impoluta carrera dentro del servicio público de la salud. No había pues, mejor figura para tapar la febril y loca carrera que había iniciado el munícipe por todo el país, cuando su gobierno estaba apenas en ciernes.

Pero esto Guillermo Santillán Meza nunca lo tuvo en cuenta. Fingió darle apoyo para sucederlo, pero al mismo tiempo hacía todo lo contrario. El fiel Secretario de Gobierno nunca tuvo el poder para resolver lo que en Palacio y la administración sucedía. Hasta la fecha hay otros que en la sombra de las oficinas y en el placer de los números toman decisiones y cobran regularmente –mucho- más de lo que algún lejano día cobró el propio Secretario General. Al médico no le pagaron durante diecisiete quincenas, mientras el despilfarro nepotista y de los asesores de La Paz, BCS (Leonel Cota Montaño y Cia.) continuó –y continua- impunemente.

Y aunque no creemos que esta renuncia sea por cuestión pecuniaria, el trabajo se debe pagar. No hay mucha gente en el orbe que trabaje gratis… más bien los motivos del Doctor Bruno de irse pero ¡ya!, fue cuestión de dignidad.

Mosaico Político

Por fin fue abierta la Biblioteca Pública Mahatma Gandhi… tardó cerca de dos años ya que el constructor tiene a la vez varias obras a su cargo… no sabemos cómo sortean la Ley de Obra Pública, pero es el que le construye todo al XIV Ayuntamiento de Mulegé… Quedó bonita, el diseño es de un Arquitecto Local… Arturo Peralta Gastelum su nombre… Tengo fotos donde los pisos del mesanin del lado sur del inmueble ya se está levantando… la obra no tienen toda la calidad que requiere y además no hay la cantidad de libros que una biblioteca debe tener… pero lo bueno es que ya la abrieron y, parafraseando al alumno del Taller de Periodismo del Cobach 06, Cristopher Zael López Ramírez, en el acto inaugural, diría: “yo no le voy agradecer señor presidente; lo voy a felicitar por hacer lo que el pueblo merece”… La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo. Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments