De los arroyos del distrito minero “El Boleo”, el de San Luciano es el más caudaloso

Los arroyos del sur del golfo… donde el cobre subyace

Santa Rosalía, Baja California Sur.- De los arroyos del distrito minero “El Boleo”, el de San Luciano es el más caudaloso, aunque no el más largo y sinuoso. San Luciano guarda en sus entrañas mucha historia minera, además de ser por donde drena la cuenca Santa Águeda que es una de las tres cuencas hidrológicas que se localizan en la Zona Sur del Golfo de California en el Municipio de Mulegé, junto a la cuenca de San José de Magdalena y la cuenca de Mulegé.

San José de Magdalena quizás sea la cuenca más extensa de las tres y desemboca en el amplio delta que va desde el ejido San Lucas hasta el ejido Palo Verde, derivando un complejo de esteros desde San Rafael –en el ejido San Bruno-, hasta “El Mojón” al sur de Punta Chivato, mientras que San Luciano, desemboca en el estero de la playa “El Morro”, antes conocido como “La Boca de Santa Águeda”.

Al norte de San Luciano se localizan un extenso complejo de arroyos de gran tamaño, pedregosos y ricos en historias y leyendas. Hay quienes las denominan como sub cuencas aunque tengan su desagüe hacia el Golfo de California. En primer término se localiza el arroyo El Montado que es un arroyo de limitada envergadura y donde se explotó una mina del mismo nombre y que drena hacia el estero antes mencionado; luego el arroyo Providencia que alberga en su lecho a la cabecera municipal de Mulegé, Santa Rosalía, BCS. Sus cerros que parecen haber sido incendiados para siempre -aunque lo generoso de su tierra con cualquier gota de agua los enverdece-, guardan aun en sus entrañas ricos mantos de Cobre y una tradición de minas, explotación y el estigma de no querer morirse a pesar de los diferentes avatares que han matizado su historia.

Providencia sigue vertiendo sus aguas de lluvia y sus aguas subterráneas al puerto artificial construido por los franceses en la primera época minera que vivió esta región. La decantación que sufrió cuando el paso del huracán “Jimena”, se debió a las fallas que tuvieron las obras del servicio de agua potable (SAPA) que rompieron las losas de la Avenida Manuel F. Montoya y, éstas, no fueron selladas como técnicamente debe ser, siendo levantadas por las aguas turbias y abrasivas del arroyo derivando agua y lodo hacia el centro de la ciudad por la calle once hacia abajo y, a espaldas del Palacio Municipal, que anegó desde la calle Pedro Altamirano hasta la Biblioteca Pública Mahatma Gandhi.

Providencia no ha sido desviado o encauzado hacia otro arroyo… es casi imposible hacerlo. “Odile” apenas se manifestó en el nivel del arroyo Providencia y las desgracias que sucedieron fue producto del azar o la imprudencia de las víctimas.

Paralelo al arroyo Providencia, inmediatamente al norte corre el arroyo Purgatorio. Es grande y milenario y sus entrañas también guardan extensos mantos de Cobre. Lo lúgubre de su nombre tiene su origen en lo caliente que son sus entrañas. Por mucho tiempo fue detenido con una obra de concreto y tierra para proteger la presa de jales de la antigua Planta piloto LPF, donde en alguna ocasión se obtuvo Cobre laminado experimentalmente con el proceso de Lixiviación, Precipitación y Flotación, de ahí su nombre: LPF.

El arroyo Purgatorio ha salido con mayor fuerza ahora con el huracán “Odile” porque su represo ya no existe o, existe a medias, pero no porque haya sido desviado o encauzado hacia otro arroyo; hacerlo es también casi imposible y, quizás, hasta una locura.

Más al norte se ubican los arroyos de La Soledad y El Boleo. Estos arroyos de gran extensión aunque de limitado cauce, son cuna de grandes mantos cupríferos y, en la actualidad, se supone existe también en sus laderas y montañas, Cobre diseminado. En su sitio se encuentran las modernas instalaciones del proyecto Minero Metalúrgico del Boleo (MMB). Ambos arroyos drenan, igual, hacia el Golfo de California, solo que en el pasado cada uno por su cauce.

Actualmente, ambos arroyos fueron encausados hacia un solo dren para proteger las instalaciones de MMB, algo muy lógico, suponemos. El bordo de terracería recién construido funciono a la perfección y una gran cantidad de agua que dejó “Odile”, drenó como debe ser hacia el Golfo de California, sin que la empresa tuviera los problemas que una avenida descontrolada de aguas broncas provoca en cualquier infraestructura, ya sea urbana, minera, industrial, etc.

Son los arroyos de la zona sur del Golfo de California… donde el Cobre subyace en espera de darle vida a quien, aun, no quiere morirse.

Mosaico Político

Palomeados por el PAN Pedro Osuna López y Fernando García Romero… para candidatos a Presidente Municipal de Mulegé y Diputado Local por el Distrito Trece respectivamente… Fernando García Romero es actualmente el Secretario de Pesca del Gobierno Estatal que encabeza Marcos Covarrubias Villaseñor… Pedro Osuna López que ya fue Alcalde de Mulegé, actualmente ocupa la Dirección General del Instituto Tecnológico de Mulegé… El PAN aún no se ha decidido por el candidato a Diputado por el Distrito catorce y Quince, aunque es seguro -después que, sacándole la lengua al general, la Federación de Cooperativas Pesqueras de la Zona Pacífico Norte con sus oficinas en Ensenada, B.C., comprometió su voto para el candidato panista a la Presidencia Municipal de Mulegé-, sea un cooperativista pesquero quién ocupe la candidatura a Diputado Local por el Distrito que se localiza en la Zona Pacífico Norte… mientras, Guerrero Negro y Vizcaíno, quedan pendientes…

Responder

Tu e-mail no seá publicado.