"Gracias a Dios tenemos de comer. Eso es lo que más importa ahorita"

Poco a poco se recuperan en el Vado de Santa Rosa
Plan DNIII
Para apoyar a los vecinos del Vado de Santa Rosa, grupos de soldados han acudido a dar alimentos.

Los Cabos, Baja California Sur.- Tras el paso de Odile, la mayoría de las viviendas asentadas de manera irregular sobre el Vado de Santa Rosa fueron destruídas o por lo menos, sus habitantes perdieron gran parte de sus pertenencias.

«Nos fue muy mal, nos dejó en la calle. La ropa se echó a perder y se apestaron», comentó Fátima, madre soltera de tres menores.

«Feo, tiró todas las casas aquí y nos quedamos sin nada. La mera verdad estuvo muy fuerte, nunca habíamos visto ese huracán tan feo», dijo Mario Romero, desempleado.

«Pues mal, se nos acabó todo, se cayeron las casitas, los techos, se nos mojó todo, se nos echó a perder todo: colchón, refri, ropa, todo».

Mencionaron, ya iniciaron la reconstrucción de sus hogares, aunque de manera provisional, lo suficiente para cubrirse del fuerte sol y esperan en los próximos meses tener la solvencia para construir algo más duradero.

«Cuando supimos que dijeron que la casa no quedó nada yo iba llorando luego dije para qué llorar, ya nos salvamos, la casa la vamos a levantar. Con los pedazos que quedaron, se volaron todas las láminas, se fue haciendo una parchadera», comentó Sara, de 70 años y proveniente de Oaxaca.

Para apoyarlos, grupos de soldados han acudido a dar alimentos:

«Gracias a Dios tenemos de comer. Eso es lo que más importa ahorita«, concluyó Sara.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments