Esto ayudaría a reducir costos en el proceso de producción

Logra universitaria reutilizar dispositivo auxiliar reproducción bovina
Itzel Adilene Cosío
Itzel Adilene Cosío Pérez hizo una investigación para determinar si es posible reutilizar el dispositivo PRID Delta, auxiliar en sincronización de celo en vacas.

La Paz, Baja California Sur.- La sincronización de celos o estros es una de las técnicas hormonales complementarias más utilizadas en el proceso de reproducción controlada de bovinos. Consiste en modificar los ciclos de estro de un grupo de hembras, permitiendo que todas presenten un celo fértil en uno o varios días programados, para posteriormente realizar la inseminación artificial.

Para llevar a cabo la sincronización existen distintos dispositivos que actúan vía intravaginal en la vaca. Uno de ellos es el PRID Delta, el cual una vez dentro del animal, libera una dosis de progesterona que inhibe la presencia del celo y la ovulación.

Usualmente, este dispositivo sólo se utiliza una vez y cuando termina el proceso de sincronización se desecha, por lo que los productores deben comprar otros dispositivos nuevos, que tienen un costo aproximado de $1, 200 pesos en el mercado.

No obstante, un estudio realizado por Itzel Adilene Cosío Pérez, egresada de Ingeniería en Producción Animal de la UABCS, demuestra que es posible reutilizar el dispositivo de sincronización PRID Delta, permitiendo así un ahorro en los costos de producción.

La egresada asegura que, aunque el instructivo del dispositivo dice que debe utilizarse en una sola ocasión, éste cuenta con una dosis elevada de progesterona, la suficiente para que se pueda volver a utilizar, sin demeritar su función.

Para este proyecto, realizado en un rancho perteneciente a la UNAM que se ubica en el poblado de Tequisquiapan, Querétaro, se utilizaron ejemplares hembras de la raza “limousine”, especie originaria del sur de Francia; la cual posee una taza de gestación superior al 95%.

Durante la investigación se empleó el dispositivo PRID Delta en dos grupos: en el primero se utilizó el dispositivo nuevo, y en el segundo se reutilizó. En el día cero se introdujeron los dispositivos y se retiraron siete días después en ambos grupos. Posteriormente, se les aplicó una dosis de prostaglandina y 24 horas después se inició la detección de celo. Una vez concluida esta etapa, se realizó la inseminación y, pasado un ciclo de 45 días, se diagnosticó la gestación a través de palpación y ultrasonido.

Según Adilene Cosío, los resultados fueron favorables, pues no se observó diferencia en cuanto a los efectos de sincronización en las hembras, que fue del 100%. Además, mencionó que en el grupo donde el dispositivo fue reutilizado, las vacas entraron en estro en un periodo menor a 42 horas; mientras que en el otro grupo, el celo inició en un periodo mayor a 72 horas.

Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Inline Feedbacks
View all comments