Finalizó Programa de Verificación y Vigilancia Cuaresma 2011 de la PROFECO
Recordó Corral Estrada que en los mercados se utilizó la báscula pública de la procuraduría, conocida como Báscula del Consumidor, para que cualquiera pudiese asegurarse de que le despachaban adecuadamente el producto que compró. Ochenta y dos personas hicieron uso de la báscula para repesar lo recién pagado.
Recordó Corral Estrada que en los mercados se utilizó la báscula pública de la procuraduría, conocida como Báscula del Consumidor, para que cualquiera pudiese asegurarse de que le despachaban adecuadamente el producto que compró. Ochenta y dos personas hicieron uso de la báscula para repesar lo recién pagado.

Finalizó el “Programa Nacional de Verificación y Vigilancia Cuaresma 2011” de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), iniciado el pasado 9 de marzo. Visitas a establecimientos, productos inmovilizados, la aplicación de báscula pública en los principales mercados y revisar minuciosamente que se apliquen las Normas Oficiales Mexicanas, fueron las principales acciones.

Se realizaron ochenta y ocho visitas de verificación, indicó Herminio Corral Estrada, delegado de la PROFECO en Baja California Sur (BCS), inspeccionando un total de 9800 productos, de los cuales inmovilizaron noventa y cuatro, así como dos básculas, ya que los productos carecían de partes que establecen las normas, como fecha de caducidad, lote, no exhibían precios a la vista o no contaban con información nutrimental; así pues, siete establecimientos fueron sancionados de alguna manera durante esta Cuaresma.

“Revisamos una gran cantidad de productos, principalmente productos alimenticios, pre envasados, algunas bebidas no alcohólicas también […] verificamos básculas en los mercados públicos, revisamos básculas en pescaderías, en establecimientos con venta de verdura, de chile seco, de especias que son demandadas en estas temporadas […] en general, los giros que visitamos fueron pescaderías, pollerías, cremerías, tiendas de autoservicio”, señaló.

Recordó Corral Estrada que en los mercados se utilizó la báscula pública de la procuraduría, conocida como Báscula del Consumidor, para que cualquiera pudiese asegurarse de que le despachaban adecuadamente el producto que compró. Ochenta y dos personas hicieron uso de la báscula para repesar lo recién pagado.

http://www.youtube.com/watch?v=Q7daUGSDXvE

¡Comparte!

* * *