Denuncian profesores “indignados de la UABCS” la quema de sus mantas
El grupo de profesores autodenominados “los indignados de la UABCS”, denuncian más agresiones en contra de su libertad de expresión.
El grupo de profesores autodenominados “los indignados de la UABCS”, denuncian más agresiones en contra de su libertad de expresión.

El grupo de profesores autodenominados “los indignados de la UABCS”, denuncian más agresiones en contra de su libertad de expresión. Tras ser denunciados penalmente por los delitos de sedición, resistencia de particulares, ultrajes y violencia contra funcionarios e instituciones y ejercicio indebido de propio derecho, las “mantas” de protesta que grupos aliados han colocado en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) apoyando a los profesores, han sido destruidas y quemadas, lo que consideran un acto represivo y provocador.

“Después de las diez de la mañana del día de hoy, viernes 29 de junio, íbamos a colocar en la glorieta de la entrada a la UABCS una manta de solidaridad con los profesores indignados, que nos enviaron organizaciones de la sociedad civil, y nos encontramos con la sorpresa que otra manta de solidaridad, que estaba ahí, se encontraba totalmente quemada (…) Optamos por esperar, pues sentimos de que se trataba de un acto de provocación”, explicó en un comunicado el profesor e investigador Gilberto Piñeda Bañuelos, uno de los diez “indignados”.

Nueve de los diez profesores fueron denunciados penalmente, después de que autoridades universitarias les advirtieran por escrito que se apegaran al contrato colectivo de trabajo y que no incurrieran en “sublevación” al apoyar el movimiento de Carlos Villavicencio Garayzar, que busca la rectoría de la Universidad. La advertencia rápidamente se convirtió en hecho y, el día de hoy, ya todos han presentado su declaración ante el Ministerio Público.

“Esto nos lo tendrá que explicar Gustavo [Gustavo Cruz Chávez, rector de la UABCS] en la reunión con los indignados, ya programada para el jueves 5 de julio próximo. Ojalá que no sea un diálogo de sordos. Lo cierto es que con este tipo de acciones, la rabia contenida crece cada vez más y eso es un riesgo, porque podemos caer en una provocación, una provocación muy rara, más rara de lo que pensamos, porque al mismo tiempo que hay estas acciones, hemos recibido mensajes directos que aparentan diálogo, pero que en la práctica, sucede todo lo contrario. Ahí están las amenazas de sanción con la acusación falsa de habernos desapegado de nuestras actividades académicas y laborales, ahí están las amenazas de meternos a la cárcel con la falsa acusación de sedición y otras, ahí están las mantas navajeadas, ahí están la manta quemada hoy, ahí está el retiro de la demanda penal a uno de los 10 indignados, ahí está la promesa de retirar dos demanda penales más, qué raro está todo esto… ah, también están las elecciones el 1 de julio”, hizo ver Piñeda Bañuelos.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.