Cierran arroyo obras para un bar

En silencio los perredistas que habitan en Guaymitas
Cuando se instaló la estación de gasolina, hasta las Carmelitas Descalzas se molestaron porque se inundaría el templo católico
  

Ahora que un bar y quienes rentan maquinaria que se dicen amigos de altos funcionarios, estpan bloqueando el arroyo de Guaymitas, nadie ha protestado. Y lo peor que vienen las lluvias y existe el riesgo de inundación en la zona.
Ahora que un bar y quienes rentan maquinaria que se dicen amigos de altos funcionarios, estpan bloqueando el arroyo de Guaymitas, nadie ha protestado. Y lo peor que vienen las lluvias y existe el riesgo de inundación en la zona.

La señora Beatriz Lucero Sánchez de Jiménez, dijo ayer que en la colonia Guaymitas, los propietarios de un bar, poco a poco han estado cerrando un arroyo, el cual, un grupo de perredistas encabezados por Alberto Téllez y Las Carmelitas Descalzas que se reunían en el Templo Católico, salvaron luego de protestar ante Ulises Ceseña por la construcción de una plaza y estación de gasolina, pero que en la actualidad han guardado silencio.

 Es muy lamentable que desde la administración de Luis Armando Díaz, en Los Cabos, dijo la señora Beatríz Lucero “Se hayan multiplicado las cantinas, los bares, los aguajes y una serie de negocios ubicados en zonas de riesgo sin que tuviera como alcalde la capacidad de poner orden y dar certidumbre a las familias de Los Cabos”.

 Explicó que cuando iniciaron la construcción de la plaza y la estación de gasolina, fueron muchas personas las que estaban de acuerdo, pero un grupo de señoras, a las que se les conocía como Las Carmelitas Descalzas, hablaron con Ulises Ceseña para detener la construcción de la obra argumentando que bloquearían el arroyo.

 La obra no se detuvo, dijo la señora “Porque Ulises y Alberto Téllez, que en esos días era subdelegado de la colonia, acordaron quien sabe que cosas, pero uno de los puntos importantes era que el arroyo sería respetado y obligaron a la empresa a canalizar una parte del arroyo hacia el lado norte de la carretera”.

 En esa zona Narciso Agúndez en su administración había autorizado un bar, pero en la administración de Luis Armando Díaz, autorizó que sus amigos que se dedican a la renta de maquinaria se apoderaran del acotamiento, y ahora tanto el bar como los que rentan maquinaria están tapando el arroyo sin que Alberto Téllez o las damas católicas digan nada, señaló.

 De cerrarse el arroyo con la maquinaria y el bar, ahora sí habrá inundaciones en la zona, dijo “Y estamos a punto de iniciar la temporada de huracanes, así espero que pronto resuelvan este problema”.

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments