… pero de la “Orientación de las Naciones Unidas”.

Walter Valenzuela, nuevo delegado de la ONU en BCS

Comondú, Baja California Sur.-El todavía alcalde de Comondú, el morenista Walter Valenzuela Acosta ha sido nombrado delegado de la ONU en Baja California Sur, pero de la “Orientación de las Naciones Unidas”, organización con la que se vio envuelto en un presunto fraude con viviendas de interés social que no se concretaron pero por las que si se pidió un anticipo de 18 mil pesos.

La ONU, no la de Nueva York,  en su página web www.onudhds.org se define como “una organización que enfoca sus esfuerzos al apoyo de la población vulnerable de pueblos originarios en México, considerando las condiciones socioculturales de los individuos para crear una conciencia colectiva que garantice la ejecución de los programas y su misión es ofrecer el mejor servicio de calidad, respetando etnia, lengua, usos y costumbres, equidad de género, liderazgos internos de las organizaciones, diagnósticos y planes de trabajo, logrando hacer un equipo nacional sólido basado, en la confianza, transparencia, trabajo, honestidad, generando simbiosis, sinergia social, de esa manera, facilitar los procesos de desarrollo rural y urbano”.

La ONU tiene “una visión de operar con representantes que tengan la capacidad en organización, recuperación de lengua, conocimientos, usos, costumbres desarrollo de capacidades indígenas, que permite la optimización de recursos, lo que ha permitido posicionarnos a nivel nacional e internacional como lo más avanzado a través de los tiempos, en cuestión de organización y manejo de recursos naturales renovables”.

La Orientación de Naciones Unidas, de la cual el munícipe comundeño es «del equipo de confianza», presuntamente pidió a quienes desearan cumplir su sueño de tener una casa depositar los 18 mil pesos a una cuenta BBV Bancomer, la 0114322312, CLABE: 012180001143223127 de una sucursal de la capitalina colonia San Rafael a nombre de Juan Miguel Alcántara Hernández.

Pasó el tiempo y del proyecto habitacional no se puso ni la primera piedra.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.