Los Cabos debería ser el municipio más rico per cápita de todo México.

Trabajar en Pedregal, vivir en C.U.L.O.

Los Cabos, Baja California Sur.- Todas las mañanas, María Guadalupe (nombre ficticio) sale temprano, a las seis de la mañana, desde su hogar, para ir a trabajar como asistente de servicio. Camina medio kilómetro por “la Brecha” desde su modesta choza, techada con láminas regaladas por el gobierno panista, hasta llegar a los departamentos de Chulavista, donde puede tomar el colectivo para, amontonada, llegar a su lugar de trabajo: Pedregal de Cabo San Lucas.

Pedregal es un mítico fraccionamiento, donde viven por temporadas millonarios y famosos personajes de Estados Unidos. En casas valoradas en varios millones de dólares, los propietarios las ocupan temporalmente en sus vacaciones, dedicándolas a la renta el resto del tiempo. Aquí trabaja María Guadalupe, donde llega para bañarse (en su hogar no hay agua) y cambiarse de ropa, como le exigen en su trabajo. Pendiente de su hija mayor (11 años) que cuida a sus dos pequeños (2 y 4 añitos) a la que llama por medio del teléfono que está pagando en Coppel. Aquí trabajará sus ocho horas y media (media de descanso para comer), saliendo a las cuatro y media, y de regreso a su hogar, en la invasión Colonia Unida López Obrador, a la que la gente llama “El CULO”. Su hija no va a la escuela por la pandemia, pero sabe manejar el otro celular que tienen, y con él aprende, y de paso cuida a los hermanitos. A su llegada se entera que los de la Comisión Federal de Electricidad, apoyados por policía, arrancó los cables del diablito y ya no tienen luz para sus dos focos. Con el agua ahora tienen un poco más de suerte; como estamos en campaña no hay quincena que falte un candidato regalando medio tambo. Eso sí: Tienes que darle copia de la credencial de elector y jurar que votarás por el Rigo Arce unas veces, otras por el Doctor Ibarra, que si por Leggs, que ahí viene su tocaya Saldaña… Hasta la Cachetona, que quiere reelegirse, manda sus pipas de agua…

Y es que en el CULO no hay calles, no hay, luz, no hay agua, no hay drenaje, ni seguridad, ni propiedad. A María Guadalupe le sacaron dos mil pesos disque pal trámite; uno que se dice amigo del Delegado. De vez en cuando se le dejan caer amenazándola, si no “aporta” doscientos pesos, que tiene que pagar si quiere mantener a su familia en su cuartito, su “hogar”.

María Guadalupe es originaria de la Sierra Guerrerense. Está acostumbrada a esta vida dura, que considera que mejorará pronto, cuando su marido consiga trabajo en alguna construcción. Por ahora se regresó a Guerrero. “Se vive mejor en Los Cabos, hay más facilidades y se gana más”. María Guadalupe ignora que sus condiciones de vida son similares a las de los campamentos de Somalia.

Los Cabos es el destino estrella de México. Los famosos viven y se esconden aquí en sus ratos libres. Tenemos los más espectaculares campos del golf categoría mundial, muy bien regados y fresquitos, aunque los habitantes no tengamos agua. Llegan en sus aviones privados y se esconden en los fraccionamientos exclusivos, como Pedregal, donde trabaja María Guadalupe. En Los Cabos tenemos la casa más cara de todo México, una vivienda que George Clooney le vendió a Carlos Hank Rhon en cien millones de dólares, equivalentes a dos mil millones de pesos. La casa está en El Dorado Golf and Beach Club, y nos enteramos de la venta por la revista US Weekly.

De ese tamaño, casas de dos mil millones de pesos en campos de golf regados de sobra con agua, para que los empleados, como María Guadalupe, vivan debajo de cuatro láminas sin agua, sin luz, sin calles. Como en Somalia. ¿Qué monstruo estamos creando?

Los Cabos debería ser el municipio más rico per cápita de todo México. Con inversiones inmobiliarias, cantadas por los diversos gobiernos, superiores a los quince mil millones de dólares, equivalentes esta semana a trescientos mil millones de pesos, debe gozar de una renta en puros prediales superior a los diez mil millones de pesos. ¿Dónde están?

Parece que en las bolsas de los políticos y de los empresarios que compran a los políticos, pagándoles sus campañas. De diez mil millones de pesos, solo aparecen quinientos. El cinco por ciento.

¿No creen que hay que hacer algo? María Guadalupe y sus hijos merecen algo mejor que cuatro láminas de techo, un tambo de agua y dos despensas por las elecciones. No vive en Cabo, parece que vive en Somalia.

Seguiremos informando…

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Jorel
Jorel
15 days ago

La gente na vive asi por su voluntad. Se puede vivir mejor y decentemente. Pero prefieren la porque es mas facil eso que que tener obligaciones. Ademas de ser a quienes mas todos tanto gobierno, instuciones y sociedad apoya. Y mas que nada por los niños. Pues se tipo de lugares esta plagado de padres flojos y viciosos. A quienes se les hace hasta un daño ayudándoles. Mas nes y aprovechados se vuelven. La neta

Ivan Macklise
Ivan Macklise
15 days ago

Esa es la justicia social de Obrador….

Chimi
15 days ago

Jajaja. Que hipócritas! Aunque los gobiernos pasados provocaron todo esto, es muy miserable querer causar lástima de esa forma! Jajaja

Ivan Macklise
Ivan Macklise
16 days ago

Eso es Mexico, las cosas no cambian.