Tomará el padre de Jonathan la explanada del Palacio de Gobierno “para que se les haga justicia”
“Queremos tomar el gobierno”, dijo para finalizar Daniel Hernández padre, él y otras personas que durante la administración pasada sufrieron de pérdidas familiares con violencia, y sus casos siguen suspendidos.
“Queremos tomar el gobierno”, dijo para finalizar Daniel Hernández padre, él y otras personas que durante la administración pasada sufrieron de pérdidas familiares con violencia, y sus casos siguen suspendidos.

Luego de dos meses de trabajo del gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor, y una vez ratificado como procurador Gamil Abelardo Arreola Leal, se podría pensar que ciertos casos sin solucionar, en particular el caso Jonathan, quedarían resueltos, pues Covarrubias Villaseñor prometió esclarecer este y otros crímenes durante su campaña, sin embargo no pasa nada aún, por lo que Daniel Hernández Aguirre, padre de Jonathan Hernández Asencio, al pie de la lucha retira su voto de confianza hacia las autoridades entrantes, además de adelantar que la explanada del Palacio de Gobierno será tomada indefinidamente, hasta que todos los responsables salgan a la luz.

Hernández Aguirre ha sido tildado de “vendido” por bajar la voz de su batalla, sin embargo, explica que no se ha callado, sino que confió en el gobierno entrante y trató de ser comprensivo con los tiempos, pero de nada le ha servido la confianza, asegura. “No me he vendido, mi lucha sigue […] las autoridades hasta ahorita no han hecho absolutamente nada”.

El padre de Jonathan ha sostenido dos entrevistas con Arreola Leal, la primera para ponerse de acuerdo, “trabajar juntos”, y expresarle su confianza al procurador; la segunda -al no ver respuestas positivas-, para cuestionarlo al respecto, acerca de las investigaciones. En esta segunda entrevista el procurador se expresó muy poco, confiesa el padre. “Estamos trabajando”, fue la frase que repitió a todos los cuestionamientos, por lo que comenta el señor Hernández, “a estas alturas yo ya no confío en nadie”, pues procurador tras procurador dice exactamente la misma frase. Hernández Aguirre le preguntó a Arreola Leal “¿quién de los funcionarios se entrevistó con la mamá de Gary Gaines?, porque para que la señora aceptara que su hijo, Gary Gaines, se fuera del país, huyendo, escoltado por la procuraduría, así se menciona, tuvo que haberse arreglado con una autoridad de alto rango, y me refiero a Fernando González Rubio,  a Irineo y posiblemente hasta con el mismo gobernador […] ¿quién dio la orden a los ministeriales para que escoltaran a Gary Gaines, y dónde están los ministeriales?”.

Se ha hablado de que el expediente del caso ha sido manipulado maquiavélicamente para favorecer a los involucrados, y esto era, hasta que lo aceptó el propio procurador, una declaración sólo de la parte afectada, sin embargo en la segunda entrevista Gamil Abelardo Arreola Leal acepta que el expediente se encuentra notablemente tergiversado. Comentó “que había mucha contradicción, que estaba mal el expediente”.

Durante la entrevista, la única pregunta que lanzó el procurador fue por qué, mientras su sobrino, Héctor Hernández, se encontraba en el hospital, al igual que su hijo Daniel, no mencionó que se hallaban involucrados en el atentado hijos de funcionarios, como se ha dicho, a lo que el padre respondió que no lo hizo por miedo, pues en el momento que él levantaba el cuerpo de Jonathan Hernández, testigos fueron insistentes al declarar que hijos de funcionarios importantes tenían qué ver con lo ocurrido, y para proteger a sus familiares, al saber que se enfrentaba a los caprichos de la autoridad, decidió no mencionar tales declaraciones, hasta que se vio apoyado y pudo responsabilizar públicamente a los burócratas en turno de cualquier represalia. Gamil concedió asintiendo con la cabeza, explicó Hernández Aguirre.

Respecto al video que se mostró en un inicio, capturado por la cámara de seguridad de un norteamericano que vive cerca del bar Las Micheladas, lugar del asesinato, Arreola Leal explicó que ya se tiene una versión sin alterar, es decir, que el anterior video, en efecto, fue alterado. El procurador no mostró el video al padre de Jonathan. Una de las exigencias que presentó el señor Daniel Hernández es que el video se haga público, para que los testigos se sacudan el miedo y hablen, una vez que sea inminente la identificación de los participantes.

Hace un llamado al poder legislativo, para que promuevan una iniciativa “que diga que van a investigar la verdad y castigar a los que mataron a mi hijo, a todos, y castigar a las autoridades que desde que estaba González Rubio se han encargado de no esclarecer la verdad”.

José Irineo Martínez Ordaz, actual secretario de seguridad pública en el Estado, y director de la Policía Ministerial (encargada de investigaciones), en el tiempo que Jonathan Hernández Asencio fue asesinado, tiene más de un citatorio ante el ministerio público para declarar sobre el caso, explica Hernández Aguirre, mas no se ha presentado a ninguna cita y nada ha ocurrido por ello.

“Queremos tomar el gobierno”, dijo para finalizar Daniel Hernández padre, él y otras personas que durante la administración pasada sufrieron de pérdidas familiares con violencia, y sus casos siguen suspendidos. “Instalarnos en la explanada del gobierno a quedarnos ahí a que se nos haga justicia”. Viajará a la Ciudad de México para hablar del caso en noticieros de divulgación nacional, al igual que establecer contacto con el poeta Javier Sicilia. Buscará entrevistarse de nuevo con Felipe Calderón, a pesar de tampoco poder confiar en él, pues en la inauguración del Hospital Juan María de Salvatierra se comprometió sentidamente a solucionar el caso, cuestión que como sabemos, no se ha dado.

http://www.youtube.com/watch?v=WJZMviBVTk4

¡Comparte!

* * *