Por amenaza de bomba, pero lo que explotó fue un conflicto laboral

Toma el Ejército la sede de la Cruz Roja
Cruz Roja
La sede municipal de la Cruz Roja fue tomada por el Ejército Mexicano.

La Paz, Baja California Sur.- La sede municipal de la Cruz Roja fue tomada por el Ejército Mexicano. Al lugar se dieron cita cuerpos de seguridad de los tres órdenes de gobierno con la excusa de una amenaza de bomba, aunque lo cierto es que se trata de un conflicto de índole laboral y político, según lo han dado a conocer los propios miembros del consejo directivo municipal, que a la postre ha sido depuesto y sustituido de forma exprés  y sin los trámites de ley.

La toma inició a las 7 de la mañana de este lunes con la llegada de policías y soldados, quienes no permitieron el acceso ni al personal ni a los pacientes. Luego de una serie de discusiones de los miembros depuestos de la Cruz Roja con las autoridades, las fuerzas municipales y estatales se retiraron, permitiendo el ingreso a trabajadores y personas que debían ser atendidas, sin embargo el ejército permaneció con armas largas evitando la entrada de la prensa y los consejeros municipales.

El conflicto en Cruz Roja lleva cocinándose varios años, pero hoy ha llegado a su límite. Este mes de enero, José Víctor Solís Samperio, delegado estatal de la institución, destituyó al director municipal paceño, Jorge Antonio Green Reyes, acusándolo de violar estatutos y reglas internas, además de negarle el acceso a cualquier instalación del país de la organización internacional de ayuda. Solís Samperio jamás aclaró públicamente las acciones que derivaron en la transgresión de las leyes, aunque miembros del consejo municipal, que por temor a represalias guardan anonimato, sugirieren que la destitución se debió que Green Reyes expuso las flaquezas de la Cruz Roja ante los medios de comunicación. Asimismo, indican que el delegado estatal busca la inoperatividad financiera para dar paso al Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), el cual se sostendría de participaciones gubernamentales, además de mostrar cómo Green Reyes no le permitió “hacer negocio” en la sede municipal con la concesión de Farmacias GI.

En agosto de 2012, el entonces director municipal de Cruz Roja en La Paz, Enrique Tuchmann Domínguez, solicitaba al presidente nacional de la organización, Fernando Suinaga Cárdenas, prestar severa atención al desempeño de Solís Samperio, mostrándolo como responsable de despojar de materiales y muebles a los edificios de la Cruz Roja local, así como de encontrarse en el cargo nombrado directamente por el secretario de Salud, en ese momento Santiago Cervantes Aldama, a espaldas del gobernador del estado, Marcos Covarrubias Villaseñor. En menos de 20 días Tuchmann Domínguez estaba fuera de la Cruz Roja.

Ernesto Álvarez Gámez, presidente de la Cruz Roja Mexicana en Baja California Sur, ha señalado que el delegado se ha excedido en sus facultades y atribuciones en contra de Green Reyes por externar de manera objetiva la crisis económica que vive la asociación sin fines de lucro. Esta crisis, agregó, no se debe a que existan bajas aportaciones, sino a que “autoridades locales sostuvieron por mucho tiempo una abultada nómina” provocando deudas con proveedores.

“Enviamos el expediente completo a la comisión de ética, en la Ciudad de México, dejando a la comisión que resuelva como debe resolver, y tomar las medidas que dictamine, decrete o recomiende”.

Así, este lunes han nombrado a Lucio Chavira como encargado del despacho en La Paz, quien no ha podido aclarar la situación que se vive al interior, pero que ha prometido que revelar la parte oficial antes del 21 de enero.

¡Comparte!
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Inline Feedbacks
View all comments