Florerías, tiendas y restaurantes esperan recuperarse este 14 de febrero

Sólo un día para el amor y la amistad
Día del Amor y la Amistad
Algunos lo celebran en pareja, otros con la esperanza de “que ahora si se les haga” y otros más, en compañía de amigos o compañeros de trabajo; se trata del Día del Amor y la Amistad.

Los Cabos, Baja California Sur.- Algunos lo celebran en pareja, otros con la esperanza de “que ahora si se les haga” y otros más, en compañía de amigos o compañeros de trabajo; se trata del Día del Amor y la Amistad.

En diversas oficinas de la localidad, no faltaron los festejos a la hora de la comida, mientras que desde temprano vendedores de flores podían verse en semáforos, banquetas y afuera de una que otra escuela. Las florerías de la ciudad también se prepararon con un surtido extra, principalmente de rosas y claveles para esta ocasión.

Sólo bastaron 15 minutos en una parada de camión frente al Colegio de Bachilleres 02 de San José del Cabo para darse cuenta de lo importante que es este día para los adolescentes. Quizá víctimas de la mercadotecnia o quizá demasiado jóvenes como para que alguien los haya lastimado lo suficiente para que odien este día (muy probablemente los dos); lo cierto es que ninguno era indiferente.

“Yo no tengo novio, pero le voy a dar chocolates a mis amigas”, dijo Karla, estudiante de preparatoria.

Decenas de adolescentes podían subiendo y bajando de los camiones, ya sea presumiendo el globo o clavel que alguien les dio o esperando con nervios a que la chava que les gusta salga de clases para darle un espantoso muñeco de peluche.

“Dice mi hermana que si le gusto, ahorita que salga de clases a ver si se arma”, decía Salvador, otro estudiante de segundo semestre de preparatoria.

Al mismo tiempo, uno que otro adulto veian con recelo a los jóvenes; quizá la vida no fue muy amable con ellos en esto de las relaciones o simplemente estaban muy cansados después de salir del trabajo para mostrar algo de empatía.

“Planes? Y eso para qué?”, dijo Javier, de 40 años. “Esas son babosadas, ni a mi ni a mi esposa nos gusta eso”, continuó.

“Pues de querer, si me gustaría una cena y un regalito, pero ni creo que mi esposo lo haga”, comentó Mayra, cajera de 32 años.

Finalmente, un vendedor de paletas de 65, Mario, comentó que “cuando uno crece ya no está para esas cosas, por eso a veces quisiera uno quedarse en esa edad (refiriéndose a los estudiantes de prepa), siente uno cosas más bonitas,  no que ahora uno está viejo está más amargado”.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments