Conservacionistas enviaron carta a EPN alertándolo sobre el problema

Sin respuesta presidencial la mortandad de tortugas en Ulloa
tortuga
Desde marzo de 2013 el Grupo de Expertos de Tortugas Marinas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) envió una carta al presidente Enrique Peña Nieto alertando el problema y reconociendo la captura incidental, aunque no ha habido respuesta alguna.

La Paz, Baja California Sur.- Alrededor de 900 tortugas caguama muertas se registraron en el Golfo de Ulloa en 2013 y, a cerca de un año de la creación de un equipo de investigadores convocados por el gobierno estatal y federal, aún no se confirman las causas de forma oficial, deja ver el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), recordando que el Congreso y el Departamento de Comercio estadounidenses tienen la mira puesta en México.

En marzo de 2013 organizaciones civiles de Estados Unidos de América (EUA) solicitaron que investigue la mortandad de tortugas caretta caretta y que se impongan sanciones comerciales a México, hasta que no se adopten políticas y regulaciones de pesca comparables a las de ese país. Además, trece congresistas enviaron en diciembre del mismo año una misiva a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), solicitando una actualización sobre las acciones del gobierno mexicano en torno a la protección de tortugas.

Agustín Bravo Gaxiola, coordinador de la oficina del CEMDA en el noroeste de México, explica que «este problema no es nada nuevo”, pues “ya tiene más de ocho años”.

“Hay ciencia suficiente y concluyente que establece que la principal causa de mortandad de las tortugas caguama en el Golfo de Ulloa, Baja California Sur, es debido a la interacción con redes de pesca. El gobierno mexicano debe de aplicar el principio precautorio, es decir, cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en torno a la protección de tortugas».

Asimismo, Bravo Gaxiola recuerda que desde marzo de 2013 el Grupo de Expertos de Tortugas Marinas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) envió una carta al presidente Enrique Peña Nieto alertando el problema y reconociendo la captura incidental, aunque no ha habido respuesta alguna.

«No hay pretextos para actuar de inmediato. Hay un riesgo claro y hay suficientes evidencias científicas para implementar verdaderas medidas efectivas para conservar a las tortugas caguamas. Somos respetuosos de las nuevas investigaciones que se llevan a cabo, pero no se deben usar como pretexto para mantener el status quo».

Responder

Tu e-mail no seá publicado.