Conozca la historia de Samuel, quien desde hace tres años vive bajo un puente canal

¿Sin hambre?
Samuel Martínez Estrada
En el kilómetro 38.5, a la altura de la colonia El Zacatal en un canal habita el señor Samuel Martínez Estrada, de casi sesenta años de edad.

Los Cabos, Baja California Sur.- Diariamente, sobre la carretera Transpeninsular transitan cientos o quizá miles de vehículos, lo que pocos saben es que en el kilómetro 38.5, a la altura de la colonia El Zacatal y en canal habita el señor Samuel Martínez Estrada, de casi sesenta años de edad.

“Aquí tengo como unos tres años, cuando llegan los chubascos me salgo de aquí, ya que pasa, me regreso. Si me gustaría buscar donde vivir porque es insalubre todo esto, estaría bien que me dieran una ayuda para tener una casita buena o que se yo. Antes de aquí vivía en un baldío que está por aquel lado, yo estoy solo, no tengo familia. Trabajo aquí limpiando carros y en lo que me sale extra, de pintura, limpiar un terreno, trabajitos así y saco una feriecita para ir sobreviviendo”, dijo el indigente.

Así, justo debajo de la vía federal, en un espacio de menos de un metro de altura y en condiciones insalubres, don Samuel ha logrado reunir un colchón donde dormir, cacharros y algunos utensilios que requiere para su vida diaria.

“Las cosas que tengo me las roban y no sé ni quién, porque salgo a hacer trabajos, a lavar carros. Si me gustaría tener un trabajo, pero a mi edad, ya tengo 58 años, batallo para encontrar un trabajo estable”.

Comenta, tiene algunos conocidos en la localidad quienes de vez en cuando le ofrecen algunos trabajos temporales. De su familia no sabe nada.

“Tengo familia en Sinaloa, mis hermanos nada más, mis padres ya fallecieron. Aquí ando solo porque no tengo familiares con los que pudiera estar. Me separé de mi señora y ella se fue a Culiacán y ya no supe de ella y me vine para Los Cabos”.

Agregó, tiene un hijo, llamado igual que él, aunque tiene más de 20 años sin verlo: “Tuvimos un hijo, nomás hasta ahí, cuando nos separamos se fue ella a Culiacán y ya no supe su paradero y ya tengo más de veinte años aquí en Los Cabos. Mi hijo tiene como 29 años de edad, cuando dejé de verlos tenía 4 años de edad, ya ni me acuerdo de él, ya hace mucho de eso”, comentó.

No mencionó estar interesado en ver a su familia, simplemente está concentrado en obtener su sustento diario.

¡Comparte!
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments