En 2009 se adquirieron los predios a través del Fideicomiso Interacciones señala el abogado

Que si son suyos los terrenos dice Marina Azul
Hugo Paul Galindo Camacho
Azul compró 500 hectáreas de predio Azul B y Cachimba, aclara Hugo Paul Galindo Camacho, apoderado legal de los inversionistas del proyecto Marina Azul.

La Paz, Baja California Sur.– Realmente Azul compró 500 hectáreas de predio Azul B y Cachimba, aclara Hugo Paul Galindo Camacho, apoderado legal de los inversionistas del proyecto Marina Azul, ante las acusaciones de la familia Encinas Ronderp que denunciaran que el proyecto pretende construirse en terrenos de su legítima propiedad.

La familia Macías fue de los primeros propietarios, pero posteriormente hizo traslado de dominio hasta que llegó al fideicomiso, aclara el abogado, siendo tan sólo los propietarios primigenios de los predios. “Yo no veo porque a estas alturas la familia Encinas, argumenta que emprenderá acciones legales”.

En todo caso, hace muchos años que el predio salió de su dominio de propiedad, insiste Galindo Camacho.

“Creo que es muy complicado que para la inversión que se está haciendo, se arriesgue a invertir en un lugar donde no se tiene la seguridad de la tenencia de la tierra” explica el asesor legal quien señaló que la familia ha comparecido e incluso aportado las pruebas, sin embargo dijo los terrenos en cuestión han cambiado de propietario por lo menos tres veces.

Fue en 2009 cuando que se adquirieron los predios a través del Fideicomiso Interacciones: 500 hectáreas siendo de dos predios el “Azul B” y “Cachimba”, explicó, mostrando un mapa topográfico que señalaba los límites entre un terreno y otro. “Se adquirió la totalidad de Azul B y tres cuartas partes del predio Cachimba”, aclara.

Los predios Azul B y A están amparados con el título de propiedad 620, expedido en su momento por la Procuraduría de la Reforma Agraria. “Si bien es cierto, en su momento hubo litigio entre las partes contendientes, ya se ha llegado a acuerdos económicos”, dijo.

En Azul B se litigó en contra de Simón Villagrán, que era representante de la asociación de su padre, quien en su momento promovió ante la Procuraduría de la Reforma Agraria, de hacerse lo que él consideraba un terreno nacional, pero en este caso no fue así, ya existía el título 620.

Todos los litigios se han resuelto para el fideicomiso, pero independientemente de eso ya hubo acuerdos económicos o acuerdos entre las partes, reitera el abogado.

Subscribe
Notify of
guest
9 Comments
Inline Feedbacks
View all comments