Lyle Renner fue enterrado legalmente en una fosa común

Que no se le perdió ningún cadáver asegura la PGJE
Mario Telechea
El señor Mario Telechea Fuentes se pregunta dónde está el cuerpo de su amigo Lyle Alton Renner, al que quiere darle sepultura desde el 21 de noviembre para que descanse finalmente en paz.

La Paz, Baja California Sur.- No se perdió ningún cadáver, Lyle Renner fue enterrado legalmente en una fosa común después de morir a causa de cirrosis hepática, asegura la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), luego de que un amigo del ciudadano estadounidense, Mario César Telechea Fuentes, denunciara ante este medio que la encargada de la mesa número 8 del Ministerio Público, América Lagos,  le confesó que el cuerpo del anciano había sido robado del anfiteatro.

A través de Sergio Villarreal Nogales, jefe de la Unidad de Comunicación Social, la dependencia sostiene que “son inciertas las manifestaciones realizadas por Mario César Telechea Fuentes”, precisando que “se inició la Averiguación Previa correspondiente y el Representante Social ordenó la práctica de necropsia de ley”, por lo que, “como en cualquier indagatoria donde se presuma el fallecimiento de una persona de origen extranjero”, la PGJE “dio aviso al consulado correspondiente, en este caso al del Gobierno de Estados Unidos de Norteamérica”.

El cuerpo de Lyle Turner Renner, como lo llama la procuraduría, a pesar de que en su pasaporte original se lee Lyle Alton Renner, permaneció en el anfiteatro por el lapso de más una semana, reconocen, sin que un familiar directo o representantes legales autorizados por los familiares o, en su caso el consulado, se presentaran a reclamar dicho cuerpo.

“En comunicación que el Agente del Ministerio Público del Fuero Común sostuvo con el consulado de los Estado Unidos de Norteamérica, se pudo contactar a familiares del extranjero Lyler Renner, quienes señalaron a la autoridad consular su imposibilidad de trasladarse a esta ciudad de La Paz, B.C.S. para reclamar el cuerpo, señalando que no existía inconveniente de que se inhumara el cuerpo en la fosa común, de lo cual quedó constancia certificada por el Representante Social. Por tal motivo y cumpliendo con las leyes sanitarias vigentes en la entidad, se procedió a la inhumación de Lyle Turner Renner , quien fue sepultado en el área destinada para tal efecto en el panteón de Los San Juanes, quedando el registro correspondiente”.

Así, la autoridad mostró que Telechea Fuentes “no tiene acreditada su personalidad jurídica dentro de la Averiguación Previa, ni presentó poder o autorización por parte de familiares del occiso o consulado para que le fuera entregado el cuerpo”, por lo que le era imposible otorgarle un entierro digno a Lyle, quien finalmente fue sepultado en el anonimato.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.