Por “daños y perjuicios y lo que resulte” denunciarán turistas a agentes de la Policía Ministerial
Gabriel Cázares, Brenda Contreras, Jesús Soto Gastélum y María Margarita López, dicen ser vacacionistas sinaloenses que han sido implicados, de manera injusta y falsa, en el atraco a una joyería en esta ciudad.
Gabriel Cázares, Brenda Contreras, Jesús Soto Gastélum y María Margarita López, dicen ser vacacionistas sinaloenses que han sido implicados, de manera injusta y falsa, en el atraco a una joyería en esta ciudad.

Un grupo de personas provenientes de Culiacán, Sinaloa, interpondrá una denuncia por “daños y perjuicios y lo que resulte”, contra elementos de la Policía Ministerial y de las autoridades involucradas en su detención el pasado 7 de junio, toda vez que se dicen inocentes y aseguran que fueron abusados para declarar, además de ser desfalcados por los propios agentes, despojándolos de computadoras, zapatos, ropa, alhajas y cámaras fotográficas y de video. Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) asegura que se trata de una banda de delincuentes y que apelará la decisión del juez de dejarlos en libertad.

Gabriel Cázares, Brenda Contreras, Jesús Soto Gastélum y María Margarita López, dicen ser vacacionistas sinaloenses que han sido implicados, de manera injusta y falsa, en el atraco a una joyería en esta ciudad. Gabriel Cázares narra:

“Veníamos con otros dos muchachos y, ya ve cómo está aquí el narcomenudeo y todo eso, y con el hecho de que los vatos fumaron droga, nosotros en el hotel, ellos se fueron a fumar droga, y fueron y cometieron un delito, hicieron un robo en un lugar cerrado, y estando estos dos culpables, vino un menor con ellos, y el menor es pariente mío y le preguntaron  -‘¿dónde están?’,  -‘no, pues, en el hotel Baja California’ […] y el chiste es que los ministeriales llegaron y nos levantaron con engaños para que fuéramos a atestiguar por el menor, pues, y nada, nos llevaron con engaños: que éramos una banda de rateros, que ya tenían conocimiento de todos y a como nos iban pasando a declarar nos iban esposando y nos mandaron arraigar treinta días”.

Brenda Contreras asegura que los policías ministeriales le “decían que me iban a traer una gorda para que me pegara, me pusieron una bolsa en la cabeza”. Además, acusó al Ministerio Público del área de detenidos, Jesús Valencia, de llamarla “rata de Sinaloa” y de realizar continuos comentarios despectivos respecto a los oriundos del vecino estado.

Después de estar en arraigo por 28 días, fueron liberados el pasado viernes 13 de julio. Sobre la detención, Cázares comentó: “antes de arraigarnos se nos leyó un Parte donde dice que a nosotros no se nos había encontrado culpables de ningún delito y que no había ninguna orden de aprehensión en contra de nosotros, mas sin embargo el ministerio público nos mandó arraigar treinta días bajo investigación, siendo que el otro que fue a hacer el delito se declaró confeso: ‘no, yo fui el que hizo, ellos no tienen nada que ver’, y al menor lo dejaron ir, porque hicieron un Parte falso: que a él lo había detenido la ministerial, y lo detuvo la estatal tres horas antes, y a nosotros nos hicieron un Parte que nosotros según íbamos en fuga en el carro, y el carro hasta el otro día fueron por él al hotel. Falsearon todas las declaraciones”.

El mismo propietario del hotel declaró que los autos de los detenidos no salieron del lugar sino hasta la mañana siguiente, aseguran los afectados, a quienes se les acusa de haber comprado herramientas para que su compañero realizara el robo, herramientas que se encontraron en los vehículos de estos. Sin embargo, lo que les resulta extraño, es que dichas herramientas que la Policía Ministerial asegura fueron usadas para robar la joyería, también se supone que estaban en los vehículos arraigados al mismo tiempo que el delito sucedía.

Por su parte, Carlos Palos Arocha, subprocurador de Averiguaciones Previas de la PGJE, ha dicho que, en efecto, los afectados son parte de una banda de delincuentes, sin embargo, no explica por qué el Juez I, quien ya se encuentra de vacaciones, los liberó.

“El Ministerio Público está plenamente convencido de que ahí hay responsabilidad. Los que no estaban en el lugar fueron quienes compraron herramientas, sin embargo, en sus declaraciones dicen que venían de vacaciones, entonces, parte del razonamiento del ministerio público es que una persona que viene de vacaciones no compra herramientas que son útiles para derribar muros, rehiletes, para abrir o doblar fierro, o cosas por el estilo”.

Subscribe
Notify of
guest
10 Comments
Inline Feedbacks
View all comments