Ante la pandemia, “o es poner un negocio o robar”, señala un ciudadano.

No se dejan vencer por la crisis

Los Cabos, Baja California Sur.- La contingencia sanitaria que no tardó en derivar en una crisis económica dejó sin empleo a miles de sudcalifornianos, pero muchos, como Silvestre, doña Mary, la señora Aracely, don Octavio o Pilar no se doblaron, y pronto sacaron su espíritu emprendedor, con el que sustentaron sus pequeños negocios familiares que han servido para llevar pan a su mesa.

“Es esto o ponerse a robar”, dijo entre risas el joven Silvestre quien la mañana de este domingo arrancó con su negocio de venta de hot dogs a la leña, con el que hace frente a  la falta de empleo que existe en el municipio de Los Cabos por la pandemia del virus COVID-19.

“Hoy hago mi lucha para sobrevivir a la pandemia, es esto o robar (ríe), así que mejor consuman local. Estamos en Cabo San Lucas, colonia Centro” dijo el joven emprendedor quien invitó a los sanluqueños a ser parte de una cadena de compras a las familias locales, “en lugar de grandes empresas”.

Así como el joven Silvestre, el incremento de venta de comida y “garaje” han aumentado considerablemente en este destino de playa; tal es el caso de la Colonia Miramar, en Cabo San Lucas, específicamente en los alrededores de la tienda Aurrera, donde se pueden ver alrededor de seis puestos de venta informal de queso fresco, machaca, y chilorio, atendido por la señora Mary Chuy. A unos escasos tres metros, se encuentra una joven mamá de nombre Aracely, con su hija de tres años de edad vendiendo flan casero; solamente al cruzar la acera, se ubica la venta de queso fresco de Sinaloa que ofrecen a bordo de un pickup.

Si el alimento no es lo que busca, entonces solo basta con avanzar unos seis metros para poder observar la cochera de una casa con ropa de segunda, nueva y saldos, además de juguetes de todo tipo, para luego, a tres casas, otra venta de diversos artículos de manera permanente en el interior de un domicilio.

A estos puestos, se le suman los que ya llevan poco más de tres años; el puesto de venta de espárragos, fresas, naranjas o mangos, según la temporada, del señor Octavio y el de pan de nata, de la señora Pilar.

El septuagenario comerciante dijo en entrevista, “el sol sale para todos, nadie nos hacemos competencia, yo ahorita vendo mangos, la señora de enfrente vende machaca, la otra muchacha vende flan y pues Pili con su pan de nata; todos podemos vender; la crisis está dura y tenemos que llevar alimento a la casa.”

Según información proporcionada por Carlos Hernández Vela, titular de la Secretaría del Trabajo y Desarrollo Social en Baja California Sur, “de marzo a junio se perdieron 20 mil 205 empleos formales.”

¡Comparte!

* * *

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments