No puede asegurar el director del CERESO que no haya drogas dentro del penal

El problema de tráfico de drogas en el interior del penal paceño se ventiló en medios de comunicación desde 2010, cuando fungía como director Alfonso Ledezma Alcántar y, desde entonces, los dirigentes del Centro no han podido detener esta actividad ilícita, es decir que quienes cruzan las puertas del reclusorio por posesión y venta de drogas, seguramente continúan ejerciendo su oficio, aunque custodiados de cerca, siendo así más seguro traficar adentro que afuera.
El problema de tráfico de drogas en el interior del penal paceño se ventiló en medios de comunicación desde 2010, cuando fungía como director Alfonso Ledezma Alcántar y, desde entonces, los dirigentes del Centro no han podido detener esta actividad ilícita, es decir que quienes cruzan las puertas del reclusorio por posesión y venta de drogas, seguramente continúan ejerciendo su oficio, aunque custodiados de cerca, siendo así más seguro traficar adentro que afuera.

La Paz, Baja California Sur.- “No puedo yo asegurar que no haya drogas dentro del Centro”, indicó Armando de la Toba Polanco, director de Ejecución, Prevención y Reinserción Social en Baja California Sur, precisando que a lo único que pueden darle “un rotundo no”, es a la existencia de reos con teléfonos celulares dentro del Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz.

El problema de tráfico de drogas en el interior del penal paceño se ventiló en medios de comunicación desde 2010, cuando fungía como director Alfonso Ledezma Alcántar y, desde entonces, los dirigentes del Centro no han podido detener esta actividad ilícita, es decir que quienes cruzan las puertas del reclusorio por posesión y venta de drogas, seguramente continúan ejerciendo su oficio, aunque custodiados de cerca, siendo así más seguro traficar adentro que afuera.

“Yo le puedo decir que yo no conozco a alguien que se encargue o que lleve a cabo la distribución dentro del Centro”, atinó a señalar De la Toba Polanco.

“Estamos permanentemente vigilando y, ciertamente, en operativos hemos logrado encontrar, en algún momento, esporádicamente, algún teléfono celular, armas blancas e, incluso, drogas en mínima cantidad […] Es una mancha en el expediente del interno […] Le va a impedir que él pueda obtener un beneficio de libertad anticipada”.

Jesús Rahgner Torres Moreno, director del penal, ha manifestado que “desgraciadamente esto ocurre, muchas veces, por falta de personal, por corrupción dentro de los mismos guardias penitenciarios”, además de afirmar que “se han tenido algunos incidentes con guardias penitenciarios que han sido sometidos a procesos penales y han estado internos aquí en el Centro, por tratar de introducir enervantes”.

Por otra parte, el director de Ejecución, Prevención y Reinserción Social confirmó que existe una población aproximada de 778 internos en el centro penitenciario de la ciudad capital, lo que deja ver que a un año con tres meses de iniciar la tarea de “despresurizarlo”, el objetivo no se ha logrado, esto tomando en cuenta que en mayo de 2011 Torres Moreno confirmaba que el CERESO cuenta con capacidad para albergar 500 presos, mientras en ese momento se encontraban dentro cerca de 850. Hoy por hoy, la población excede su límite en más del 50%.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.