No está atrás de la reforma al artículo 24, asegura la iglesia católica. “Pero está a favor de ella”
Gómez Esqueda confía en que la reforma al Artículo 24 es una búsqueda por homologar las leyes mexicanas al tratamiento de la religión que mantiene Europa y cree que la educación laica es el cimiento para que se construyan las garantías individuales, pues “no se puede obligar a nadie a vivir en una religión”.
Gómez Esqueda confía en que la reforma al Artículo 24 es una búsqueda por homologar las leyes mexicanas al tratamiento de la religión que mantiene Europa y cree que la educación laica es el cimiento para que se construyan las garantías individuales, pues “no se puede obligar a nadie a vivir en una religión”.

La iglesia católica no está detrás de la reforma al Artículo 24 constitucional, sin embargo, está a favor de esta. La discusión que ha creado el Foro Cívico México Laico al respecto “es una falacia”, puesto que “en ningún momento se habla de una educación religiosa en las escuelas, mucho menos en las escuelas públicas”. Detrás del empecinamiento en contra del catolicismo se encuentran caprichos políticos, “es el atacar a la iglesia por atacarla”, reveló en su conjunto Juan Gómez Esqueda, vocero de la diócesis de La Paz, tras las manifestaciones en contra de la reforma surgidas en el Congreso del Estado y otros espacios, además de marchas y peregrinaciones.

Gómez Esqueda confía en que la reforma al Artículo 24 es una búsqueda por homologar las leyes mexicanas al tratamiento de la religión que mantiene Europa y cree que la educación laica es el cimiento para que se construyan las garantías individuales, pues “no se puede obligar a nadie a vivir en una religión”.

El tema de la reforma “lo han agarrado como caballito de batalla”, dijo, asegurando que “en ningún momento la iglesia a dicho” que deseen ser parte de la educación en México o que persigan mayor injerencia política, “que le busquen por donde quieran”, advierte, “y si algún sacerdote o algún obispo expresa eso, está equivocado, porque nosotros abogamos por la educación laica”.

El Artículo 24 manifiesta que “todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade, para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”. Una vez reformado, quedaría así: “toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos de culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o propaganda política”.  

Abisaí Carmona Arana, representante del Foro Cívico México Laico en Baja California Sur (BCS), señaló que la nueva redacción del Artículo es confusa y se presta a la interpretación subjetiva, lo que permitirá utilizar el Artículo a conveniencia. “¿De qué manera vamos a definir las convicciones éticas? Porque lo ético, desde un punto de vista personal, tiene una interpretación personalísima, valga la redundancia, pues cada quien puede interpretar lo ético de alguna manera, según sus costumbres, según su educación. Entonces, si solamente estamos dando la libertad a las convicciones éticas, cómo vamos a definir las convicciones que no lo son, las condiciones que son consideradas no éticas no están siendo garantizadas en el párrafo constitucional, entonces se le da una interpretación ambigua, subjetiva, que no es clara y por eso la estamos rechazando”.

Ante esto, Gómez Esqueda expone que “si partimos del concepto de ética, la ética, desde su etimología, nos habla de las costumbres de los pueblos, de sus tradiciones (…) en ese sentido, nos está hablando de aquello que busca el bien común, y la ética no es otra cosa que tratar de custodiar o vigilar que ese bien se cumpla para todos, sin distinción”. Además de dejar dicho que no se trata de un grupo de iglesias detractoras de la católica, sino únicamente de “La luz del mundo”, sosteniendo que esta surgió de un partido político, del cual no quiso revelar el nombre, debido a los tiempos electorales, aunque es conocida la relación de “La luz del mundo” con el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Detrás de esas expresiones que atacan a la iglesia, sabemos que hay grupos, vemos quiénes son las personas que están ahí, es gente que de alguna manera constante está en contra de la iglesia católica (…) sabemos quiénes son y sabemos de qué partido político son también (…) Curiosamente, quienes están a favor y quienes han apoyado que se dé esta reforma en otros estados, en donde se ha dado, son de ese partido político (…) Curiosamente, quienes están en contra, y de una manera abierta, ya por deporte, no de ahorita, sino desde tiempos de la guerra cristera, son del mismo partido político”.

Por último, el vocero de la diócesis de La Paz opinó que debemos “dejar que los diputados hagan su tarea”, pues “no vamos a cambiarlos ni con gritos ni con denostaciones ni con insultos ni, mucho menos, coaccionando u obligándolos”.

Subscribe
Notify of
guest
7 Comments
Inline Feedbacks
View all comments