Ni pasadas ni actuales administraciones se salvarán del Auditor Superior