Ya casi nadie pide albóndigas de pescado, chiles rellenos, tortitas de camarón con nopal o capirotada

Menú de cuaresma, tradición que comienza a perderse
menu de cuaresma
A pesar de las deliciosas opciones en platillos para esta Cuaresma, cada vez son menos los que continúan con la tradición de comer pescado y mariscos o así lo perciben cocineras y empleadas de diversos negocios de comida.

Los Cabos, Baja California Sur.- La abstinencia de comer carne los viernes de Cuaresma surgió como muestra de respeto asociada a que -de acuerdo a la fe católica- Jesucristo murió siendo carne. En los siglos II o III, comer carne se consideraba un lujo por lo que se instituyó que dejar ese banquete era un acto penitencial.

Sin embargo, a pesar de las deliciosas opciones en platillos para esta Cuaresma, cada vez son menos los que continúan con la tradición de comer pescado y mariscos o así lo perciben cocineras y empleadas de diversos negocios de comida.

“En ciertas ocasiones, la gente pide comida de Cuaresma como albóndigas de pescado, chiles rellenos, tortitas de camarón con nopal, capirotada (…) pero lo que más se vende es la comida de siempre: caldo de res, birria, milanesa, eso es lo que la gente está pidiendo más que nada. Como de unos tres años para acá, la gente ha dejado de comer exclusivamente lo de Cuaresma, ya no se estresan tanto si comen carne”, comento Zulema García, propietaria de un negocio de comida en el mercado municipal.

Señalan algunos, esto se debe principalmente a cuestiones económicas ya que las carnes rojas son más baratas en esta temporada.

“Como de todo la verdad, lo que pasa es que a veces uno no tiene para el pescado y pues de lo que caiga, de todo”, comentó Arturo Muñoz, de profesión carpintero.

“El pescado y los mariscos están muy caros y pues tenemos fe, pero no estamos como para andar comprando pescado tan seguido”, comentó Ángel Sotelo, albañil.

Cabe señalar, hay quienes advierten que el verdadero sentido de la Cuaresma está en la privación de algunos lujos o vicios cotidianos, la solidaridad y la oración, como instrumentos que ayuden para fortalecer la espiritualidad y el acercamiento a Dios, y que no necesariamente debe limitarse a la abstinencia de consumir carne.

Responder

Tu e-mail no seá publicado.